Perfumerías Avenida tumba al campeón de la Euroliga

Salamanca vivió ayer una noche histórica e inolvidable. El Perfumerías Avenida tumbó al equipo más poderoso de Europa, el actual campeón continental, el  UMMC Ekaterimburgo (83-72).

LÍDERAS I 27 OCTUBRE DE 2016

2.900 personas vivieron ayer toda una epopeya, la victoria del equipo que pasea el nombre de su ciudad por toda Europa ante uno de los grandes de Europa, el todopoderoso UMMC Ekaterimburgo. ¿Cómo resumirlo? Es fácil, el Perfumerías Avenida hizo el partido perfecto, intensas en defensa hasta extenuar y desesperar a las rusas y certeras en ataque con una sublime Milovanovic, secundada por Elonu o Silvia Domínguez. Fue una noche para no olvidar, con un pabellón entregado a la causa, un ambiente mágico. La sonrisa tardará en borrarse del rostro de las gentes de la ciudad del Tormes.

Las charras salieron a la cancha serias, concentradas, y estuvieron espoleadas por su afición que casi llenaba el pabellón. Cada una de las jugadoras sabían a lo que salían, cada una a la suya. Givens a ser la pesadilla de Torrens, Gil a tratar de desesperar a Griner, Silvia a ser el mayor cerebro en varios miles de kilómetros a la redonda, Milo calentaba la mano, Elonu se iba metiendo. Y el Avenida mandó desde el principio, desde el 2-2 las rusas no volvieron a oler de cerca la sangre. Cada ataque visitante era un suplicio y pronto las charras ponían tierra de por medio bordando el baloncesto, 23-15 tras diez minutos.

Sí, era el campeón, el gigante todocampeón y sabíamos que no podía ser tan fácil. En un visto y no visto un 2-8 de parcial las dejaba tan cerca que Würzburg aguantó la respiración. Pero era para coger resuello porque llegó el éxtasis. Milovanovic se hizo con los mandos, la defensa subió (y parecía imposible) la intensidad hasta ahogar el ataque rutilante de Eka. Parcial de 14-0 que llevaba la máxima ventaja al marcador. Ver para creer, no sólo se tumbaba al gigante, se la vapuleaba. Al descanso, 43-29 y Würzburg despedía a sus guerreras de pie. 

Era peligroso el inicio de tercer parcial, estaba claro que Ekaterimburgo iba a dar «guerra». Todo lo que habían fallado en la primera parte, a excepción de una Griner que aparecía como último recurso, entraba. Alba Torrens se enchufaba, de tres en tres, Meesseman igualmente. La lesión de Gil, que después volvería, dejaba a Avenida un poco despistado para permitir a las rusas rondar los diez puntos de desventaja, pero cada acción visitante se encargaba de responderla Milovanovic y una Elonu que, como siempre, silenciosa se plantaba una y otra vez bajo el aro, poderosa. 63-52 y diez minutos para soñar.

Avenida supo contener el ímpetu ruso al comenzar, contemporizando, siendo inteligentes pero la cosa se cortocircuitó en torno al ecuador. Tres ataques fallidos, tres castigos de Alba y compañía y ya estaban ahí, se plantaban a seis puntos. Momento de alarma, momento de capitana. Suyo fue un parcial de 5-0, incluido un triple celebrado como un gol y con toda la rabia del mundo. Es nuestra comandante, la seguimos al fin del mundo. Hoy nos condujo a una victoria rubricada con un 2+1 de una eléctrica e infatigable Givens.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar