Patricia del Valle: “Estar nominadas para los World Beach Games es un sueño”

Entrevistamos a Patricia del Valle horas después de conocer que ha sido designada junto a su compañera Laura Buchón para arbitrar los World Beach Games, que organiza la Asociación de los Comités Olímpicos Nacionales (ANOC). 

PALOMA ZANCAJO | 21 MARZO DE 2019 

Si hay un colectivo que se ha mantenido invisible a lo largo de décadas en el deporte español, ha sido el de las árbitras y juezas. Inexistentes en muchas disciplinas o relegadas a un segundo plano en otras, las árbitras españolas viven desde hace varios años una eclosión, arrastradas por el auge de las mujeres en todos los ámbitos del deporte 

No se puede hablar de mujeres en el arbitraje en balonmano, sin mencionar a Cristina Fernández Piñeiro, pionera y referente para todas las árbitras españolas. Las que somos un poco más veteranas, asistimos en los 90 a su nacimiento deportivo en un mundo hasta entonces reservado exclusivamente para hombres. Fernández Piñeiro se convirtió en la primera árbitra española internacional y se mantuvo en la élite mundial durante casi dos décadas. Hoy es la máxima responsable de las árbitras españolas en pista, al igual que otra gallega, Vanesa Pérez, en playa. Vanesa fue la primera árbitra española internacional en playa, y de 2008 a 2015 estuvo en las grandes competiciones: Mundiales (Cádiz 2008 y Brasil 2014), Europeos (Croacia 2011 y Lloret 2015) y los World Games en 2009 y 2013.  

Lo cierto es que en los últimos años se ha trabajado intensamente para situar a las árbitras españolas de balonmano y balonmano playa en primera línea nacional e internacional, y en este contexto de trabajo ha llegado el ascenso fulgurante a la élite del balonmano playa de la pareja formada por Patricia del Valle y Laura Buchón que este año han sido nominadas por la  EHF para arbitrar el Campeonato de Europa Sub-16 y Absoluto de Polonia, y esta misma semana recibían la nominación de la IHF para los World Beach Games que se disputarán en San Diego el próximo mes de octubre.

 

En su perfil de Twitter, Patricia del Valle Encuentra afirma: “Para mí el balonmano no es un deporte, es un estilo de vida. Amo el deporte y la educación”. Toda una declaración de intenciones de la árbitra andaluza que a sus 29 años sigue viviendo por y para el balonmano.

Empezó a jugar con apenas seis años, pero al igual que muchas deportistas las lesiones frenaron en seco su trayectoria como jugadora. A los 18 años una grave lesión de la triada en la rodilla la apartó durante una año del balonmano. Patricia se recuperó, pero cuatro años después volvió a romperse, esta vez en la otra rodilla. Fue el golpe definitivo que hizo que dejara de ser jugadora y cogiera el silbato para iniciarse en el mundo del arbitraje.

Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, posee un Master en Educación,  y actualmente está preparando oposiciones, actividad que trata de conciliar con su desempeño como árbitra y docente. Además de alcanzar la élite en el arbitraje mundial en balonmano playa también arbitra en la Primera División Nacional Masculina y en División de Honor Plata Femenina en pista; y por si esto no fuera poco, preside el Comité de Árbitros de Sevilla, ayudando a otras y otros árbitros a crecer. Su otra pasión, es enseñar a niñas y niños a jugar a balonmano y sus valores por lo que además de entrenar lleva la dirección técnica de un club sevillano y dirige al equipo femenino de la Universidad de Sevilla. Con todos estos datos, podemos asegurar que sí, que para Patricia del Valle, el balonmano es más que un estilo de vida, una pasión y un sueño.

P.- Patricia, lo primero de todo, enhorabuena por esta convocatoria, ¿qué supone para tí esta designación para los World Beach Games?

R.- Estar designadas para arbitrar los World Beach Games es un sueño.  Para cualquier deportista de cualquier disciplina incluidos las y los árbitros y jueces, que te llamen para un evento de estas características al otro lado del charco hace mucha ilusión. Es algo que siempre estás esperando y cuando por fin llega toca disfrutarlo y también asumir el reto por lo que tendremos que trabajar mucho para estar al cien por cien cuando llegue. ¡Se trata de algo único!.

P.- Hablas de preparación¿cómo es vuestro trabajo para estar al máximo nivel en una competición de élite como los World Beach Games?

R.- Tenemos suerte de que en España exista competiciones de tan alto nivel en balonmano playa lo que va a suponer mucho trabajo e implicación a lo largo de todo este verano. En mayo comenzamos con el circuito Arena Handball Tour, y la Copa de España de Balonmano Playa que este año se juega en Torrox.  Además también nos han designado para arbitrar el Campeonato de Europa de Polonia tanto en sub-16 como en categoría absoluta por lo que durante todo este tiempo vamos a trabajar muy intensamente. En agosto, el Campeonato de España marca el final de la temporada del balonmano playa por lo que a partir de ese momento y hasta octubre no tendremos competición por lo que tendremos que trabajar con vídeos, estudiar a las selecciones y prepararnos para estar al cien por cien en una competición tan importante como esta primera edición de los World Beach Games. Ese es el objetivo: llegar a San Diego al más alto nivel. 

En septiembre empieza la temporada 2019/2020 en pista en la que Laura y yo arbitramos en Primera División Nacional Masculina y División de Honor Plata Femenina por lo que tendremos que someteremos a las pruebas físicas habituales y acumularemos todo ese trabajo físico y técnico de preparación. Y finalmente entrenaremos sobre la arena de la playa para que las piernas se acostumbren a este tipo de superficie.

P.- ¿Qué diferencias existen entre arbitrar en pista y en playa?.

R.- Es cierto que en cuanto a los fundamentos básicos no hay diferencias, pero en cuanto a lo que es el arbitraje en sí, cambia mucho. En playa la velocidad del juego es mayor, las distancias son más cortas por lo que la apreciación del juego es más cercana, además la exigencia física tanto para jugadoras como para nosotras es mayor. En definitiva, el balonmano playa es mucho más intenso, te exige tomar muchas decisiones en un periodo corto de tiempo por lo que tienes que minimizar el número de errores porque estos afectan mucho en el resultado.

P.- En el arbitraje en balonmano playa no hay distinción entre géneros, es decir “pitáis” indistintamente partidos femeninos y masculinos.

R.- Sí, tanto en la IHF y la EHF como en España todos los torneos de balonmano playa los juegan equipos femeninos y masculinos y los arbitramos tanto mujeres como hombres. No existen distinciones en ese sentido, de hecho en las convocatorias no se especifica si se va a pitar a chicas o chicos.

El acuerdo firmado entre la RFEBM y Renfe va a ayudar a motivarnos y a crecer a las mujeres en el arbitraje. De momento en pista ya ha llegado, y esperemos que en un futuro cercano pueda llegar al balonmano playa.

P.- ¿Cuánto crees que falta para que el balonmano playa sea disciplina olímpica?

Exactamente no lo se, pero espero que falte poco. Ojalá sea en 2024, pero la verdad que lo veo difícil.  Este año hemos estado en los Juegos de la Juventud que se celebraron en Argentina donde el balonmano playa ha tenido mucho impacto, mucha gente lo ha seguido, y ha contado con gran apoyo por parte de las federaciones. Es normal porque el balonmano playa es muy atractivo por todas sus características: velocidad, giros en los lanzamientos, sistema de puntuación, shoot-outs, etc. Todo estos elementos del juego atraen la atención de los espectadores porque el balonmano playa es todo un espectáculo.

 

P.- La Real Federación Española de Balonmano acaba de firmar un importante acuerdo con RENFE de apoyo e impulso al arbitraje femenino ¿qué pasos se han dado hasta el momento?.

R.- Sin duda, creo que se trata de un acuerdo muy importante que va a ayudar a motivarnos y a crecer a las mujeres en el arbitraje. De momento en pista ya ha llegado, y esperemos que en un futuro cercano pueda llegar al balonmano playa. Aunque se ha firmado hace poco, ya han llegado las nuevas equipaciones y los próximos 12,13 y 14 de abril se va a celebrar en Valencia un stage para árbitras donde vamos a trabajar para seguir avanzando y alcanzar la élite no solo en el balonmano nacional sino también internacional.

“Seguiremos trabajando y luchando para que algún día se den cuenta de que nosotras, las árbitras también necesitamos ayuda”

P.- ¿Por qué las árbitras españolas de cualquier modalidad deportiva no estáis contempladas como Deportistas de Alto Nivel (DAN)?.

P.- Me encantaría darte una explicación, pero soy la primera que no lo entiendo.  Al igual que las jugadoras y jugadores a nivel individual o colectivo cuando van a una competición internacional se concentran durante un periodo de tiempo, las y los árbitros también estamos allí igual de concentrados, teniendo que dejar a un lado nuestro trabajo, quitando tiempo de estar con nuestra familia, y  al igual que las y los deportistas tenemos que trabajar en nuestra preparación física y técnica antes, durante y después de la competición. Somos iguales, pero no tenemos las mismas ayudas pero seguiremos trabajando y luchando para que algún día se den cuenta de que nosotras también las necesitamos.  No me parece lógico que parejas españolas en la élite que han arbitrado competiciones como unos Juegos Olímpicos, Campeonatos del Mundo o Europeos no sean considerados Deportistas de Alto Nivel.  Si me voy al caso concreto de las mujeres en el mundo del arbitraje perdemos ventajas que sí tienen las deportistas como las ayudas en el caso de que seamos madres. Sinceramente, no me parece justo, tenemos el mismo tipo de preparación, entrenamientos, dejamos nuestra vida a un lado…, tener este tipo de ayudas nos facilitaría más las cosas. Sería muy necesario para todo el colectivo arbitral y en especial para nosotras.

“Conciliar siendo deportista no profesional es complicado”

P.- ¿ Cómo concilias tu vida deportiva con tu vida laboral y personal?  

R.- En verano no me suele afectar por la estacionalidad de mi trabajo, pero durante el resto del año si. Por ejemplo cuando vaya en octubre a los World Beach Games de San Diego no me quedará más remedio que pagar a alguien que me sustituya en el trabajo. Conciliar siendo deportista no profesional es complicado. Esto me llevó a replantearme todo cuando sufrí las lesiones de triada en mi etapa de jugadora, entonces me dí cuenta que no podía seguir arriesgando y tuve que decidir entre el balonmano y los estudios. Finalmente opté por estudiar la carrera de Educación Física y Deporte, una carrera que al ser un 90% práctica es difícil de compatibilizar con las lesiones. Cada vez que tienes una lesión, es un año que pierdes. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar