Más de 30 millones de mujeres juegan al fútbol en todo el planeta

El fútbol femenino no para de crecer. Aunque los chicos sigan acaparando la atención de los medios y los patrocinadores, las mujeres juegan al fútbol cada vez más y mejor. Según la Encuesta 2014 de la FIFA, 30 millones de mujeres juegan actualmente al fútbol en el mundo. Esto supone un millón de futbolistas censadas más que hace tres años y cinco millones más que en 2006.

 

MADRID I 9 DE MARZO DE 2015

El fútbol femenino goza de buena salud. En la actualidad, hay un total de 30.145.700 jugadoras registradas en el mundo, de las que casi cinco millones están federadas en alguna de las asociaciones miembro de la FIFA, tal y como recoge la última Encuesta de fútbol femenino de 2014.

Estados Unidos y Canadá acaparan prácticamente la mitad de las jugadoras federadas de todo el mundo, seguidas de los países que forman parte de la UEFA con el 44%. El resto se reparten entre Oceanía, Asia, África y Sudamérica, lo que indica la alta correlación existente entre el número de jugadoras federadas, rendimiento y buenos resultados. No en vano, el 91 % de las futbolistas con ficha federativa pertenece a alguno de los 20 países que ocupa las primeras posiciones de la clasificación de la FIFA, entre los que se encuentra España en el decimoquinto lugar del ranking actualmente.

El desarrollo del fútbol femenino es tal que basta con un solo dato para reflejar hasta que punto ha crecido la práctica de este deporte entre las féminas durante las últimas décadas: en 1971 nada más se jugaron dos partidos internacionales, en los que participaron tres equipos diferentes. Cuarenta años después, en 2011, 129 selecciones de los cinco continentes se enfrentaron en un total de 501 partidos internacionales ¡Todo un abismo entre esas dos fechas!

2522646_full-lnd 

Mucho por hacer

Sin embargo, como pone de manifiesto el informe de la FIFA, “no nos podemos quedar ahí, todavía queda mucho por hacer”. La distancia entre el fútbol masculino y femenino sigue siendo enorme y se hace patente en todos los aspectos que rodean al deporte rey: inversión, patrocinadores, personal contratado, tamaño de los clubes y de las federaciones, apoyo mediático, etc.

El estudio revela que el fútbol femenino debe hacer frente aún a muchas trabas culturales y sociales (en muchos países del mundo se sigue considerando como un deporte inadecuado para mujeres) y a una profunda reestructuración interna que incorpore a muchas más mujeres en la dirección de los clubes, los estamentos arbitrales, las federaciones o las escuelas de entrenadores.

En la actualidad, sólo un 10% de los empleados que trabajan en el fútbol femenino son mujeres. Asimismo, sólo el 8 % de los directivos de las 177 asociaciones nacionales de la FIFA son féminas, lo pone de manifiesto las dificultades que atraviesan las mujeres para asumir puestos de responsabilidad en los órganos de decisión del fútbol.

Lo mismo se puede decir del papel de las mujeres como entrenadoras. Según los datos de la encuesta, las mujeres representan tan solo el 6.7 % de todos los entrenadores federados. El porcentaje es mucho más elevado en las federaciones más grandes como EE. UU. y Canadá (21 %), y mucho más bajo en otras regiones del mundo como es el caso de los países latinoamericanos donde la presencia de entrenadoras no llega al 3%.

En cuanto al arbitraje, hay cerca de 10.000 árbitras en las 177 asociaciones de la FIFA que representan el 10 % de los colegiados de todo el mundo. De ellas, dos tercios residen en EE. UU. y Canadá (48.411) y 16.264 en Asia. El menor porcentaje de árbitras se constató en el ámbito de la UEFA, en el que tan solo constituyen el 4 % de los colegiados.

 

Retos y prioridades para los próximos años

Todo esto lleva a las asociaciones participantes en el estudio FIFA (un 85,1 % de las 177 existentes) a hacer una serie de recomendaciones, bien para seguir incrementando el número de mujeres y niñas que practican el fútbol a lo largo y ancho del mundo o bien para conseguir una mayor evolución de las jugadoras, es decir, mejorar su nivel técnico, que es la principal preocupación de los países más competitivos.

El estudio aboga por aumentar la presencia de las mujeres en todos los estamentos deportivos, potenciar el papel de las asociaciones nacionales en el desarrollo del fútbol femenino (principal fuente de ingresos), promover el futbol de élite para atraer nuevos inversores y patrocinadores, y conseguir una mayor presencia en la prensa.

 

 

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar