La inteligencia táctica en los deportes de equipo

Jorge Liébana, gerente de la Fundación Deporte Alcobendas (Fundal) y entrenador de alto rendimiento, publicó el pasado 25 de julio en la web de su Fundación el artículo “La inteligencia táctica en los deportes de equipo”, una adaptación del material docente del profesor Javier Sampedro Molinero, perteneciente al Consorcio Open Course Ware de la UPM. 

JORGE LIÉBANA, GERENTE DE FUNDAL Y ENTRENADOR DE ALTO RENDIMIENTO I 6 DE AGOSTO DE 2015

EL PENSAMIENTO TÁCTICO EN LA ACCIÓN DE JUEGO

Jorge Liébana
Jorge Liébana, gerente de Fundal

En mi opinión, la fase de la acción de juego más importante en los deportes de equipo es la que denominan los expertos: toma de decisión, reflexiva, solución mental o pensamiento táctico.

Partimos de una situación de juego perfectamente percibida y analizada, porque de lo contrario la fase del pensamiento táctico se verá distorsionada por arrastrar el error de la fase perceptiva. En esta fase existe un componente táctico que debemos de tener en cuenta, ya que, necesariamente la decisión o solución a tomar debe de estar supeditada al dictamen o requerimiento de los intereses tácticos siendo pues una solución aplicada, de ahí la definición de pensamiento táctico.

La toma de decisión exige un proceso en el que se aceptan tres fases: preparación, producción y enjuiciamiento. En cuanto a la fase de producción, comprende un conjunto de operaciones diversas que emplea la memoria a corto y a largo plazo así como la aplicación de determinadas estrategias tanto generales como específicas. Así pues, en estos métodos no existen reglas estructuradas que de ser seguidas conducen automáticamente a la solución.

En algunos elementos técnicos como el tiro, el pase o el bote, hay poca intervención de la conciencia. Se caracterizan por liberar el pensamiento táctico inteligente, para otras funciones tácticas y estratégicas más complicadas. Si el jugador es capaz de botar el balón automáticamente su mente puede estar simultáneamente resolviendo otras funciones como es pasar a su compañero en el momento preciso del desmarque.

La brazada en natación, la zancada en atletismo, los desplazamientos en judo, son ejemplos de acciones que se pueden automatizar con la práctica repetitiva. Las acciones cerradas o muy simples y estables son objeto de automatización para mejorar el rendimiento global del deportista. Todas las habilidades sin adversario directo corresponden a este grupo.

Las situaciones de juego con oposición directa e inteligente de los deportes de equipo y combate requieren de un alto grado de inteligencia táctica. Son acciones que responden a situaciones abiertas y no demasiado estables dando un resultado de cierta dificultad de realización.

En ocasiones nos valemos de la anticipación intelectual (jugadores con experiencia y conocimiento) como ayuda temporal para prevenir las soluciones y dar decisiones adecuadas. Su actuación reclama en gran medida la actuación inteligente. Son habilidades resultantes de una acción mental creadora. Requiere de los jugadores un cierto nivel de capacidad mínima. No todos los jugadores están capacitados para realizar acciones de naturaleza creadora siendo propia de los talentos deportivos.

CALIDAD DEL PENSAMIENTO TÁCTICO

La calidad del pensamiento táctico (C.P.T.) es la comprensión adecuada de la solución mental y la rapidez con objetivo deseado, según F.Mahlo (1969). No hay que confundir con la calidad que pueda tener un jugador o equipo, en término general.

Esta calidad del pensamiento táctico debe de tener en cuenta unos factores externos e internos. Los factores externos del juego son modificables en la medida que se pueda intervenir, como podría ser el ritmo de juego del partido o competición. Los internos son los propios del jugador y dependiendo de la propia situación motriz.

La calidad del pensamiento táctico dependerá del tipo de actividad deportiva que se realice. La diferencia básica entre las distintas especialidades deportivas fundamentalmente estriba en este factor determinante del tiempo de decisión. Por ejemplo ¿cuál es la diferencia en cuanto al pensamiento táctico de la acción de juego entre el golf y la esgrima o el boxeo? Está claro que el tiempo de toma de decisión (instantaneidad de la decisión) es una condición que discrimina y define por sí mismo al deporte. La lógica interna de los deportes los tendremos que tener muy en cuenta debido a que inciden directamente sobre el rendimiento: El objetivo principal de la tarea a conseguir, la interacción motriz y los condicionantes espacio y tiempo.

El objetivo principal a conseguir será gol, punto, tanto, etc., mediante un móvil o representaciones técnicas de cierto modelo. En ocasiones se trata de franquear o recorrer un espacio que requiere más de un condicionante bioenergético que de utilización de inteligencia deportiva.

Los deportes con compañeros y adversarios configuran una acción de juego muy complicada en el ámbito inteligente, debido al número de jugadores que intervienen.

FACTORES A TENER EN CUENTA

[icon size=”16″ icon_bg_color=”#” icon_bg_colorh=”#” icon_bd_color=”#” icon_bd_colorh=”#” square_radius=”0″ type=”vector” icon_color=”#” icon_color_hover=”#” icon=”momizat-icon-checkmark2″]Las condiciones espaciales (común /separado) y temporales (simultaneidad de las acciones de juego) definen unos deportes muy complejos en el ámbito de la inteligencia a emplear.

[icon size=”16″ icon_bg_color=”#” icon_bg_colorh=”#” icon_bd_color=”#” icon_bd_colorh=”#” square_radius=”0″ type=”vector” icon_color=”#” icon_color_hover=”#” icon=”momizat-icon-checkmark2″]La rapidez del juego en la competición delimitará el tiempo para tomar la decisión en momentos del juego. Este término se refiere al aspecto colectivo del juego.

[icon size=”16″ icon_bg_color=”#” icon_bg_colorh=”#” icon_bd_color=”#” icon_bd_colorh=”#” square_radius=”0″ type=”vector” icon_color=”#” icon_color_hover=”#” icon=”momizat-icon-checkmark2″]Otro factor no desdeñable es la velocidad de ejecución del deportista al igual que el tiempo de respuesta. El jugador en las especialidades con adversario debe de ser rápido pensando pero también a la hora de actuar y ya sea jugando con el móvil o sin él.

[icon size=”16″ icon_bg_color=”#” icon_bg_colorh=”#” icon_bd_color=”#” icon_bd_colorh=”#” square_radius=”0″ type=”vector” icon_color=”#” icon_color_hover=”#” icon=”momizat-icon-checkmark2″]La calidad de la observación del juego. La correcta percepción deportiva nos permitirá un análisis de la situación de juego correcta por parte de los participantes. La diferencia entre la situación real de juego y la percibida debe de ser mínima. Se busca un correcto display y todo aquello que tenga significancia táctica de la situación.

[icon size=”16″ icon_bg_color=”#” icon_bg_colorh=”#” icon_bd_color=”#” icon_bd_colorh=”#” square_radius=”0″ type=”vector” icon_color=”#” icon_color_hover=”#” icon=”momizat-icon-checkmark2″]El nivel de capacidad de los jugadores en cuanto a conocimiento y experiencia. Las soluciones por vía asociativa (no reproductora ni creativa) son muy utilizadas por estos deportistas. La memoria actúa en estos casos por medio de los feedbacks internos y externos auto perfeccionándose. Como indica J. A. Mora (1995). “La memoria a largo plazo (M.L.P) retroalimenta a los deportistas en muchas ocasiones permitiendo salvar los limites que nos impone la memoria a corto plazo (M.C.P)”. Esta capacidad del jugador dependerá a su vez de la cantidad de decisiones en término global que puede dar en cada especialidad deportiva y del número de respuestas que se pueden dar en cada decisión. Ante un problema o situación del juego caben diferentes soluciones válidas. El abanico de posibilidades se irá ampliando mediante la propuesta de tareas en el entrenamiento que irán desarrollando el pensamiento convergente y divergente. En este aspecto la intervención estimulada del entrenador de este tipo de entrenamientos en el periodo de formación es prioritaria.

[icon size=”16″ icon_bg_color=”#” icon_bg_colorh=”#” icon_bd_color=”#” icon_bd_colorh=”#” square_radius=”0″ type=”vector” icon_color=”#” icon_color_hover=”#” icon=”momizat-icon-checkmark2″]Grado de incertidumbre en cuanto a la posibilidad de fallo en la decisión. Este riesgo dependerá del momento en que se tome la decisión, bien pudiera ser antes, mientras o después de aparecer las señales de las respuestas. Las situaciones de juego nos marcaran el tipo de riesgo a asumir indicado por el momento estratégico de la competición.

[icon size=”16″ icon_bg_color=”#” icon_bg_colorh=”#” icon_bd_color=”#” icon_bd_colorh=”#” square_radius=”0″ type=”vector” icon_color=”#” icon_color_hover=”#” icon=”momizat-icon-checkmark2″]Aspectos psicólogos y emocionales, tales como la voluntad, motivación, nivel de aspiración, etc. son bastantes decisivos a la hora de obtener un buen resultado. En ocasiones los deportistas se ven asumidos en la competición con estados de gran excitación, con miedo a asumir riesgos, miedo al fracaso, etc. La psicología deportiva será la encargada de tratar los diferentes estados del deportista antes, durante y después de la competición. Hay muchas técnicas que pueden ser de utilidad, de forma que mejore el rendimiento deportivo en este apartado.

rugby

INTELIGENCIA MOTRIZ DEPORTIVA

Entendida por aquella capacidad específica que poseen los jugadores mediante la cual resuelve las situaciones de juego mediante la utilización de la técnica, táctica y la estrategia.

¿Los jugadores más inteligentes en otras áreas del conocimiento lo son también en el deporte?

No se ha encontrado todavía correlación positiva entre competencia o inteligencia general y deportiva. Desde Vanek M. y Cratty B.J. por allá los años 70 ya reconocían la capacidad de algunos jugadores o sentido del juego que poseían para resolver ciertas situaciones mejor que otros. También hemos leído en más de una oportunidad el don de la oportunidad o de estar situado correctamente y en el momento oportuno con respecto a la acción de juego. Tal o cual jugador es capaz de estar en “la boca de gol” debido a su olfato de gol. Quizás estas expresiones e interpretaciones de capacidad bien pudieran ser lo que se puede denominar actualmente por inteligencia deportiva.

Cuando hacemos comparaciones sobre la competencia entre distintos jugadores en ocasiones aparece la expresión de que tal jugador es el más inteligente debido a la habilidad o capacidad para resolver situaciones ciertamente complejas. El carácter específico de inteligencia deportiva queda de manifiesto cuando un jugador experto en ajedrez no lo es en el ámbito deportivo, quizás por desconocer el carácter específico del deporte.

La inteligencia deportiva lleva implícita una correcta resolución de las situaciones motrices en cuanto a trayectoria, espacios, velocidades, y sobre todo, a las prestaciones del propio juego o acción de juego utilizando las herramientas apropiadas para ello que es la técnica (modelos de ejecución), la táctica (resolución de situación actual) y estrategia (como plan previsto de antemano).

Las tomas de decisiones en el deporte no son asépticas en cuanto a intencionalidad y objetivo, ya que están generadas precisamente a instancias o requerimiento de la propia situación de juego. Lo que en un momento determinado de un partido una toma de decisión es válida, esa misma respuesta con otro condicionante estratégico puede no serlo. Por ejemplo, la resolución de una jugada con una canasta de dos puntos puede ser válida en un momento del juego, pero no lo es, si queda la última posesión del partido y vas perdiendo por tres puntos.

Voleibol-Alcobendas_Haro-Rioja_web

EL PROCESO DE ENTRENAMIENTO DEL PENSAMIENTO TÁCTICO

Debemos de enseñar al jugador (desde todas las etapas) desde el principio en el pensamiento táctico inteligente (P.T.I.) de producción propia o autónoma. Esto implica ofrecer tareas que desarrollen en el jugador una buena capacidad perceptiva analizando las situaciones de tal forma que pueda utilizar las vías de reproducción (situaciones iguales), creación (situaciones nuevas) y asociación (situaciones parecidas o análogas), para que su sistema de producción vaya madurando. Deberemos de trabajar para que o bien de forma operativa o a largo plazo, resolvamos los problemas que crean la situación de juego. Esto lo conseguiremos con propuestas que nos permitan ciertos márgenes de error. Ante soluciones equivocadas en los primeros estadios de la iniciación hemos de compatibilizarlo con la competición y su resultado. Aún ahí, escogeremos situaciones y momentos dónde incidan menos en el resultado.

No nos gustan los deportistas que enseguida miran al entrenador demandando soluciones a sus problemas de juego. Si nos gustan situaciones racionalizadas y manipuladas por el entrenador que se ajusten a las necesidades de los jugadores. Los sistemas empleados ya sean mediante la búsqueda, el mando directo o cualquier otro, deben de estar justificados en cada situación.

En el deporte de alto nivel la capacidad autónoma del pensamiento táctico debe de ser total. Durante toda la vida deportiva se debe incidir en la maduración del jugador: Jugador experto MAYOR autonomía del P.T.I. y MENOR participación del entrenador. Jugador inexperto MENOR autonomía del P.T.I. y MAYOR participación del entrenador.

En alta competición, el entrenador y el jugador establecen un pacto por el cual las decisiones son bastante consensuadas.

Se trata, en definitiva de formar y después desarrollar lo más posible el espíritu táctico del jugador. Estas experiencias nuevas deben de ser reforzadas y sistematizadas con el fin de ser capaces de dar soluciones acertadas y actuales en cada situación concreta. Debemos de conocer los volúmenes de aplicación de cada elemento a entrenar, así como, los tiempos de recuperación mental entre sesión y periodos de competición. Esto lo conseguiremos con una aplicación correcta de la planificación técnica, táctica y estratégica. • La automatización de ciertos elementos básicos técnicos, tácticos y estratégicos nos permitirán liberar al pensamiento para otras tareas complejas y de regulación superior.

absoluta_fem

LA TOMA DE DECISIÓN TÁCTICA Y LA COMPETICIÓN DEPORTIVA

Una vez analizada la toma de decisión en el juego deportivo haremos unas reflexiones prácticas para ver cómo se comporta en la competición. Se trata de conocer estrategias de actuación cuando un jugador entra en estado de estrés y ansiedad en la competición que le lleva a cometer errores de forma continuada. Pueden ocurrir dos cosas, que sean capaz de resolverlo y pase momentáneamente por ese estado de ansiedad y la situación se reconduzca por si sola o que el jugador no sea capaz de dominarse por sí mismo. Entonces el entrenador debe de ayudar a su jugador a salir de esta situación. Podemos hacerle ver que modifique su reacción desproporcionada ante los errores, y sobre todo, que no se detenga en el error pues la actividad continua y se le presentan situaciones inmediatas que debe de solucionar. Si su estado de ansiedad permanece hay que: controlar, reducir o mucho mejor, eliminar, mediante técnicas terapeutas de comportamiento y cognitivas, que es la forma más eficaz de reducir dicha situación.

espana-basket-femenino-2015-feb

Participamos de la idea que un discreto estado de estrés es positivo para abordar la competición. En el ámbito cognitivo el estado de alto estrés normalmente viene por un defectuoso procesamiento de la información provocando errores como: Obtener conclusiones equivocadas sin tener datos empíricos suficientes que lo apoyen; generalización excesiva ya que parte de un detalle aislado (por ejemplo, si el jugador ha realizado tres faltas de forma desacertada se le evalúa siempre como negativo en esa faceta); tendencia a catalogar las situaciones en categorías opuestas (por ejemplo, tal jugador o equipo se evalúa que o es muy malo o muy bueno).

Lógicamente este mal procesamiento de la información nos lleva a detectar errores en la solución final de las acciones. Entonces el jugador interpreta tales situaciones como amenazantes que en realidad no lo son y la respuesta se hace incierta y como consecuencia de ello se produce una pérdida de confianza apareciendo la inseguridad (por ejemplo, la interpretación errónea o distorsionada de las dolencias físicas como mecanismo de ocultación de su propia inseguridad y de no querer afrontar las situaciones de responsabilidad en decisiones del juego).

En el deporte se detecta a veces situaciones en que los jugadores tienen fobia a la decisión, tienen una actitud dentro del equipo de evitación defensiva de la decisión. Por otro lado, también ocurre que algunos jugadores se responsabilizan en exceso tomando decisiones que no les corresponde y entran en una tensión excesiva de la que importa salir cuanto antes.

En cuanto a la conveniencia de la atención y concentración en el entrenamiento y la competición hay estrategias de potenciación muy interesantes para los jugadores:

1. Aprender estrategias personales

2. Aprender a practicar con una actitud positiva frente al auto informe negativo y auto duda.

3. Aprender cual es el mejor foco de atención.

4. Ser consciente del ámbito competitivo y de los ejercicios prácticos para habituarse. Entendido como nivel de activación adecuado.

5. Desarrollar protocolos o rituales para desencadenar la concentración.

TEXTOS: Adaptados del material docente del Profesor Javier Sampedro Molinero, Consorcio Open Course Ware de la UPM

BIBLIOGRAFÍA

Apprentissage des sports collectifs. Presses de L’úniversité de Québec. 1984. Dufour.

J. Fútbol: La reflexión táctica. Red. vol III. nº 1. 1989. Lara. B.

Patología de la decisión humana. El País, 20-3-1989. Lorenzo González J.

El entrenamiento psicológico en los deportes. Biblioteca nueva. 1996. Madrid. Mahlo. F. Lácte tactique en jeu. Vigot. 1969. Mora. J.A. y otros.

Estrategias cognitivas en deportistas profesionales. Universidad de Málaga. 1995. Muñoz Soler.

A. Sobre la patología psiquica en el deporte. G. Lorano. Madrid. Peyró R. y Sampedro.

J. Pedagogía del baloncesto. Miñon. 1979. Pérez. G. Cruz .J. Roca. J.

Psicología y deporte. Alianza. 1995. Madrid. Riera. J. Cruz. J.

Psicología del deporte. Martínez Roca. 1991. Barcelona. Roca Balasch. J.

Tiempo de reacción y deporte. D.G.B. INEF. 1984. Barcelona Ruiz.L.M. y Sánchez. F.

Rendimiento deportivo. Claves para la optimización de los aprendizajes. Gymnos. 1997. Schock K.K.

Habilidades tácticas y su enseñanza. Red. Nº 4.5. 1987. Sampedro.J. Iniciación al futbolsala. Gymnos. 1994. Martínez. J. y Sampedro. Tacticum Basket.

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar