Hanieh, el caso de la joven iraní que desafió la Ley islámica para ir al fútbol

En Irán las mujeres tienen prohibido ir al fútbol. Esta semana la periodista Zahida Membrado, enviada especial para EL MUNDO en Teherán, nos desvelaba la historia de una joven iraní que desafiando esta Ley se coló en un partido de fútbol masculino. 

LÍDERAS I 20 MAYO DE 2016

Según relata Zahida Membrado en su artículo en la sección de deportes de la edición digital de El Mundo, una mujer iraní se coló hace unos días en un estadio de fútbol de Teherán disfrazada de hombre para poder asistir en directo a un partido de su equipo favorito.

Esta noticia, no sería tal en los países occidentales, donde las mujeres acuden normalmente a espectáculos deportivos, pero sí lo es en Irán donde está prohibido por Ley desde 1979 acudir a los partidos de fútbol. La discriminatoria Ley iraní en cuestión argumenta esta prohibición alegando que las mujeres son “demasiado delicadas como para atender a un evento en el que se profieren insultos y palabras ofensivas. Además, los jugadores visten ropa ligera, lo cual tampoco resulta apto para la vista de ellas.” Sin comentarios.

Sin embargo esta joven iraní de 21 años de edad y cuya identidad permanece en el anonimato por motivos obvios, desafió las leyes integristas, discriminatorias y machistas de su país, y se disfrazó de hombre para poder superar los controles de seguridad del estadio y así disfrutar de juego de su equipo. Para ello se pintó la cara de rojo y blanco, se puso un gorro y varias capas de ropa que disimularan las formas femeninas de su cuerpo. Según relata la protagonista a través de su cuenta en Instagram, algunos hombres la descubrieron, pero en lugar de denunciarla, la apoyaron y ayudaron a no ser identificada.

Alentada por su hazaña, la joven mostró su “logro” en su cuenta Instagram, donde colgó varios selfies en los que se la veía sentada en las gradas del estadio rodeada de hombres, así como varios vídeos en lo que ha manifestado su satisfacción por poder presenciar el partido. Las reacciones no se han hecho esperar, y han sido miles los nuevos seguidores que se han sumado a su cuenta, la mayoría de ellos mostrando su apoyo, pero también ha recibido amenazas de otros usuarios radicales que exigen que sea castigada. De hecho el asunto ha tomado tal calibre que ahora se teme que pueda ser identificada por las autoridades y represaliada por vulnerar la Ley.

De momento, la joven Hanieh, que es así como se identifica en las redes, ha cumplido con un sueño, y ha reabierto el viejo debate sobre la igualdad de género en los países islámicos. Que una mujer quiera y pueda ir libremente al fútbol no debería de ser noticia, ni aquí ni en ningún lugar del mundo. Estamos en pleno siglo XXI, ya está bien de jerarquías religiosas y dogmáticas que releven a las mujeres a un segundo plano. ¡Ya está bien de leyes misóginas!, todas las sociedades deberían estar amparadas por la Carta Internacional de los Derechos Humanos. ¿Dónde están los organismos internacionales cuando se trata de preservar estos derechos?.

La Carta Olímpica lo define muy claramente:” Toda forma de discriminación en contra de un país o de una persona, ya sea por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo o de otro tipo, es incompatible con la pertenencia al Movimiento Olímpico.”. Entonces ¿por qué se permite a estos países pertenecer al Movimiento Olímpico?. Mientras no encontremos respuestas y soluciones a estas preguntas, ¿cuántas mujeres más deberemos “disfrazarnos” de hombres para ver un simple partido de fútbol?.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar