El Györ, primer finalista de la TIPPMIX EHF FINAL4

El Györi Audi ETO KC, con su principal estrella Anita Görbicz a la cabeza y convertida en máxima goleadora del encuentro (9 goles), derrota al Buducnost por 20-26 en un partido donde la superioridad húngara fue evidente en la mayoría de los tramos.

NAGORE ODRIOZOLA, BUDAPEST | 6 DE MAYO 2017

Lo venía diciendo Carmen Martín y así lo demostró durante la primera mitad el Györi Audi ETO KC. La superioridad de las anfitrionas se hacía notable a medida que iban pasando los minutos iniciales. Con una Anita Görbicz magistral marcando de todas las formas posibles y una imponente Eduarda Amorim lanzando desde más de 9m, el Györ conseguía ponerse hasta con una diferencia de 5 goles por encima del Buducnost. Las montenegrinas, guiadas por la fe ciega en el potencial sobrehumano de Cristina Neagu, trataban de menguar la brecha ya existente desde los minutos iniciales.

La estrella rumana se echaba el equipo sobre su espalda, marcando 5 de los 9 goles del Buducnost en la primera mitad, y junto a ella aparecía Katarina Bulatović para anotar el resto. Ambas jugadoras se erigían como el único arma efectiva del equipo balcánico, mientras que su rival diversificaba más sus herramientas ofensivas por medio de Broch, Groot y Tomori. Dragan Adzić se veía obligado a pedir TM para reorganizar a las suyas, lo que causaba cierto efecto ya que acto seguido conseguían endosar un parcial de 3-0 y volver a entrar en el partido. Ambos equipos se hubieran marchado al descanso con una diferencia de dos goles de no ser por la astucia de Yvette Broch, quien cortaba un pase directo de la guardameta montenegrina Zderić para lanzar a puerta vacía y marcar sobre la bocina (9-12).

La segunda mitad en cambio volvía a comenzar con el Györ tomando las riendas del encuentro. Por medio de Görbicz y Groot, y con la ayuda de Grimsbø inmensa bajo palos, las húngaras volvían a establecer una brecha lo suficientemente amplia (+6) para que Adzić tuviera que pedir otro TM apenas 5 minutos después de la reanudación. El primer gol del Buducnost en la segunda mitad llegaba en el minuto 9, pero ya iba a ser tarde para empezar a despertar. La defensa, su principal arma desde siempre, hoy fue cosa del Györ, que más allá de la brillantez de Neagu, apenas nada más pudo traspasarla.

Saltaban los hinchas magiares en la grada, sin descanso, mientras la afición montenegrina observaba desolada cómo se iban agotando los minutos y su equipo no parecía capaz de darle la vuelta a la situación. A falta de 5 minutos para el final y con el +5 a favor de las húngaras, los minutos finales se convertían en un intercambio de golpes. Finalmente, y con la inmensa mayoría del estadio en pie, el Györi Audi ETO se metía de lleno en la finalísima del domingo, a la espera de rival.

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar