Francia apaga la sonrisa de las Guerreras en Rio

La selección femenina de balonmano se tendrá que conformar con el Diploma Olímpico en los Juegos de Río 2016 tras ser derrotada en cuartos por su «bestia negra», la selección francesa en una dramática prórroga (26-27).
 LÍDERAS I 16 AGOSTO DE 2016
 
 
España no mereció perder este partido en el que dominó en el marcador durante 55 minutos. Y es que las Guerreras no han tenido esa «pizca de suerte» tan necesaria en estas situaciones que te catapultan hacia la gloria. En cambio Francia, de nuevo, si la ha tenido. Ha remado a contracorriente todo el partido, empatando un encuentro que tenía perdido y al final ha tenido su premio: estar en las semifinales del torneo olímpico de Río.  Esta es la diferencia, si hubiera entrado el último lanzamiento de Nerea Pena, estaríamos hablando de la victoria española, pero el balón no quiso entrar, y en este deporte gana el equipo que mete más goles.
 
 
Si algo tienen las derrotas es que nos deben servir para hacer autocrítica, reflexionar sobre los errores cometidos, y aprender de ellos para no volver a cometerlos. ¿Qué ha hecho mal España para perder este partido y desaprovechar la ventaja de 7 goles que tenía en el descanso?. La defensa ha funcionado, Silvia Navarro ha tenido una actuación sobresaliente en portería, Jorge Dueñas ha tomado las decisiones adecuadas en los momentos correctos…pero ¿y el ataque?, si en la primera parte se han conseguido buenas opciones de tiro, no puede ser que en la segunda se produzca el apagón y empecemos a perder balones propiciando el contraataque francés. Aún así Nerea Pena con 13 goles ha estado inmensa, Carmen Martín con 5 es imprescindible en este equipo, y Alexandrina Barbosa, con 4 ha sido decisiva en los momentos de la defensa individual de Nerea. España ganaba de 4 a falta de 5 minutos para el final del tiempo reglamentario y en ese lapso de tiempo las francesas marcaban 5 goles por 1 de las #Guerreras. España ha perdido este partido en ataque, al igual que el resto de partidos perdidos en la fase de grupos. El desgaste físico que realizan las jugadoras en labores defensivas pasa factura en el ataque posicional, y eso es algo que tendrá que corregir el técnico español Jorge Dueñas de cara a futuras competiciones. Mención aparte merecen las árbitros rusas que han estado excesivamente exigentes con las exclusiones, sobre todo por parte española, obligándonos a jugar en inferioridad numérica durante muchos minutos. 
 
 
Pero vamos con la crónica de un partido que comenzó igualado con mínimas diferencias en el marcador. Tras  el 2-2 de Alexandra Lacrabere, España cobró ventaja con dos goles consecutivos de Nerea Pena y Carmen Martín (4-2) en el primer parcial. La lección en defensa 6-0 de las españolas era sencillamente magistral. Ni siquiera las exclusiones prácticamente seguidas sufridas por Lara González, Eli Chávez, y Marta Mangué, variaron el guion. España seguía defendiendo a muerte atrás pese a las inferioridades y, si se fallaba ahí estaba Silvia Navarro. Se nos acaban los calificativos para la actuación de la portera valenciana, es impresionante lo que ha hecho en el día de hoy, desesperando a lo largo de todo el partido a las jugadoras francesas. Gracias a la defensa y a los paradones de Silvia se mantuvo su ventaja en el electrónico, obligando al técnico rival a solicitar tiempo muerto (6:3 Min. 13).
 

En ese punto las de Dueñas tuvieron sus primeras dudas en ataque desperdiciando hasta tres balones para colocar ventaja de cuatro tantos, pero alcanzado el ecuador de la primera mitad, un lanzamiento de Alexandrina Barbosa encontraba portería para dar a las #Guerreras la deseada renta (7:3 Min. 15). Y de ahí al descanso, Francia pasó un auténtico calvario ante un combinado español que mostró su mejor versión: defensa, defensa y más defensa.

 

Dueñas hizo alguna rotación de jugadoras en defensa, como la entrada de Patricia Elorza por Eli Chavez, pero la intensidad y efectividad defensiva continuó siendo la misma, mientras Silvia Navarro frenaba cualquier intento de las francesas. El equipo galo chocaba una y otra vez con el 6:0 y acumulaba, fruto de la ansiedad, una pérdida de balón tras otra mientras Nerea Pena y Carmen Martín no fallaban desde la línea de siete metros y al contraataque para dejar el partido en una situación inmejorable al descanso (12:5).

 

Tras el paso por vestuarios, España mostró menos frescura en ataque y Francia exhibió más contundencia en todas las líneas. El equipo francés había ganado intensidad en defensa e intentó, a base de velocidad, reducir rápidamente las diferencias en el electrónico. Silvia Navarro, sin embargo, impediría, con todo tipo de paradas, que Francia lograra reducir a tres su desventaja y, superado el momento crítico, Nerea Pena soltó el brazo para dar tranquilidad a las de Dueñas que se iba de nuevo de 7 goles en el marcador (18:11 Min. 45).

 

Sabedor del principal peligro que España tenía en ese momento sobre la pista, el técnico francés ordenó defensa individual sobre Nerea, y aquí llegaba el apagón ofensivo de las Guerreras. Las francesas forzaban las pérdidas de balón en el lado español y las diferencias fueron cada vez más pequeñas mientras el partido se aproximaba a su final (21:18 Min. 53). La exclusión de Carmen Martín, primero, y la roja tras tres exclusiones para Eli Chávez, después, terminó de lanzar a Francia, con la zurda Lacrabere acertada, en el tramo decisivo. Niombla no fallaba desde los 7 metros y mandaba el partido a una prórroga por la que, quince minutos antes, pocos habrían apostado (23:23).

 
En la prórroga, fue Francia quien llevó la iniciativa, pero las #Guerreras no se dieron por batidas ni cuando el marcador reflejaba un +2 para el rival a poco más de un minuto para el bocinazo final. Anotaba Carmen Martín desde los 7 metros y se marchaba fuera el lanzamiento francés para dar a España la oportunidad de empatar. Los segundos corrían en contra pero Nerea Pena fue capaz de sacar un potentísimo lanzamiento que mantuvo a toda España sin aliento. El balón acababa estrellándose en la madera y España quedaba, de la manera más dramática posible, obligada a decir adiós. Las lágrimas de las jugadoras y de Jorge Dueñas eran la imagen de la desolación del equipo español que creyó que era posible luchar por las medallas y que debe sobreponerse a este duro varapalo. Tras el merecido descanso, deben ponerse a trabajar para el Europeo que se celebrará en Suecia el próximo mes de diciembre. Allí tendrán la oportunidad de cobrarse lo que el balonmano las debe.
CqAiMssWgAAKBHI

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar