España arrolla a Canadá (77-54) a una semana del Preolímpico Femenino de Baloncesto

La España de Lucas Mondelo ha arrollado a Canadá (77-54) en el tercer partido de preparación para el Preolímpico Femenino de Baloncesto que se celebrará en Nantes la próxima semana

LÍDERAS I 5 JUNIO DE 2016

Canadá hizo valer su calidad, su capacidad competitiva en el inicio del partido, pero las españolas supieron sobrevivir al resultado adverso de esos minutos iniciales para ir poco a poco encarrilando el partido a su favor. Esta selección española exhibe, entre sus señas de identidad, la capacidad de no descomponerse incluso cuando no le salen las cosas, y ante las adversidades impone la ley del talento. Consecuencia de ello,  España encontró la solución, en este incómodo comienzo, en Alba Torrens, que tuvo la habilidad necesaria para equilibrar un marcador desfavorable al final del primer periodo (15-15) .

A partir de ese momento la historia del partido la escribió la selección española. Mondelo introdujo continuos cambios defensivos, y aceleró progresivamente el ritmo en las transiciones con las acciones de sus tres bases, primero Laia Palau, luego Silvia Domínguez y más tarde Cristina Ouviña. Con esta directoras de orquesta, el resto del protagonismo quedaba para la lucha bajo los aros de Nicholls, Gil y Luci Pascua, mientras que en el perímetro vía libre para tres talentos llamados Torrens, Cruz y Xargay.. Y la consecuencia de todo ello es que cada una de ellas desde su responsabilidad individual suman para el equipo. Esta selección española siempre compite desde el plano individual y desde el colectivo lo que invita a pensar que esta es la inercia que la lleva hacia la victoria.  Ante Canadá hoy el equipo español se fue al final del primer tiempo con una mínima ventaja (30-28) que invitaba a cada una de las jugadoras y al equipo técnico a sumar talento. Y así fue tras el descanso.

La propuesta del incansable Mondelo para el tercer periodo fue sacar a Xaray de «cuatro» y a Gil de «cinco»,  y pese a que Nicholls se fue al banquillo por tres faltas,  lo que debía ser una adversidad por falta de centímetros se convirtió en una virtud por la velocidad y versatilidad ofensiva, abriendo la pista, encontrando más caminos hacia el aro, acelerando el ritmo de un partido que a medida que avanzaba presentaba cada vez más alicientes. Un parcial de 24-12 en el tercer cuarto distanció a España catorce puntos en delante (54-40). En esos diez minutos se había fusionado una extraordinaria defensa con un eficaz ataque y para satisfacción general partido se rompía.

Y en esa línea ascendente, dominando los dos lados de la pista, España fue ampliando poco a poco el marcador convirtiendo en aparentemente fácil (64-41 en el minuto 35) un partido que había nacido con mil complicaciones y demostrando esa capacidad que identifica a los grandes equipos y que les permite sobreponerse a los minutos “malos” para revertir los partidos y acabar imponiendo todas sus virtudes pudiendo además dar oportunidades de exhibirse a todas sus jugadoras, especialmente Leonor Rodríguez aprovechando los últimos minutos para mostrar su indiscutible calidad.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar