Crónica de una aventura apasionante: Sahara Marathon 2019

La atleta y periodista Leo Maciá, acompañada de Mª Gracia Parra y Cristina Azorín, regresan de una aventura deportiva sin precedentes organizada por las asociaciones del pueblo saharaui: el Sahara Marathon 2019.

LÍDERAS (VÍA LEO MACIÁ) | 19 MARZO DE 2019

El Sahara Marathon es una insólita carrera que recorre 42km entre los campamentos Saharauis de El Aiún y Smara. Están situados en el desierto de la Hamada, zona inhóspita donde Argelia permitió tras la marcha verde, refugiarse a los saharauis que fueron expulsados de sus tierras por Marruecos. Tras 43 años de exilio siguen reivindicando un tratado de autodeterminación que España y la ONU prometieron después de que nuestro país abandonara el Sahara como provincia española en 1975.  En estos momentos cerca de 170.000 personas mal viven en los campamentos de El Aiún, Smara, Auserd y Dajla. Nombres que corresponden a las ciudades de donde fueron expulsados.

Esta es la experiencia que han vivido tres atletas de Caudete un pequeño pueblo de Albacete con poco más de 10.000 habitantes.  A finales del pasado mes de febrero tres de sus vecinas Mª Gracia Parra, Cristina Azorín y Leo Maciá, se embarcaron en esta aventura deportiva organizada por las asociaciones del pueblo Saharaui. Un reto que las ha llevado a recorrer los 42 kilómetros que hay entre dos de los campamentos más importantes, del Aiún hasta Smara bajo condiciones climatológicas adversas con una media de 30 grados de temperatura y la posibilidad de tormentas de arena muy significativas. El terreno, un desierto de arena pedregosa y dunas de arena en su parte final. Los avituallamientos de agua, situados cada 3 kilómetros en botellas de litro teniendo que portar los participantes los envases para recargar. El kilometraje estuvo señalizado con pilonas de hormigón y con patrullas del Frente Polisario y la Media Luna Roja. Aun así, se aconsejaba ir en grupo por las tormentas y por la posibilidad de desorientarse ya que el horizonte durante muchos kilómetros siempre eran un absoluto llano arenoso y vacío.

Leo Maciá, segunda clasificada en el Sahara Marathon

Toda una aventura que las atletas caudetanas, aún siendo corredoras experimentadas en maratón, tuvieron que preparar de forma específica durante un año, ya que el desierto es un medio muy distinto.

Los campamentos de Smara fueron «su hogar», en régimen de acogida en grupos de 4 ó 5 personas en jaimas de familias saharauis, durmiendo en el suelo y comiendo lo mismo que las familias. Si bien la organización había provisto de alimentos a estos grupos, participar en sus rituales como el té fue también parte de la aventura que vivieron.

Mª Gracia, Cristina y Leo comenzaron su aventura el 23 de febrero cuando salieron de España en un vuelo chárter hasta la ciudad argelina de Tinduf, de ahí hasta Smara, a unos 50 km. El siguiente día fue de acondicionamiento, información sobre la carrera por parte de la organización y descanso y finalmente el 26 de febrero, el gran día el del Marathón. Tenían por delante 42 kilómetros por el desierto del Sahara. 

Leo Maciá, segunda en el Sahara Marathon, Meritxell Bonet ganó la Media Maratón

En lo deportivo, la prueba tampoco defraudó y se pudo vivir una carrera emocionante y solo resuelta en los últimos compases. En la prueba femenina una nórdica se llevó el gato al agua, la sueca Li Edqvist que se impuso a la atleta española Leonor Maciá y a la americana Liz Warner. En categoría masculina se daban cita los dos primeros clasificados del año pasado, el saharaui Lehsen Sidahmed y el vasco Jon Salvador. Todo apuntaba a un duelo entre ambos, pero a la fiesta se sumó un invitado especial, el sueco Jon Jonatan Fahlen, que se sumó al grupo de cabeza y a mitad de carrera se decidió a atacar.  Al final podio con el sueco en lo más alto, franqueado por el saharaui y el español. En la media maratón triunfó la española Meritxell Bonet y el argelino Bouhalouani; en los 10 kilómetros vencieron el héroe local Amaidan Salah y la francesa Anne Trincal ganaron en 10 kilómetros; los 5 km. fueron para el argelino Matchat y la valenciana Olcina.

Leo Maciá afirma que «más allá de los resultados está la lucha del pueblo saharaui a través del deporte, reivindicando un tratado de autodeterminación con la paz y el compañerismo y los valores que simboliza este. Las y los saharauis reivindican volver a un hogar de los que fueron expulsados a la fuerza y donde el olvido internacional ha enquistado un problema para cientos de personas que mal viven solo con ayuda humanitaria».

Mª Gracia, Cristina y Leo corrieron para que el mundo no olvide que mirar hacia otro lado, también es una forma de violencia. Han dejado una huella en el Desierto.

VIDEO: DAMIÁN NAVARRO 

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar