Cristina Fernández Piñeiro tras su cese: “Seguiré denunciando estos comportamientos machistas”.

Cristina Fernández Piñeiro ha sido cesada de su cargo de responsable de arbitraje femenino en el Comité Técnico de Árbitros de la Real Federación Española de Balonmano.

PALOMA ZANCAJO | 10 MARZO DE 2020

Es toda una referente en el balonmano y en el deporte español. Cristina Fernández Piñeiro hizo del balonmano, su forma de vida. Jugadora desde niña, a los 17 años decidió dedicarse al arbitraje, un mundo frecuentemente hostil para quienes integran este colectivo, y mucho más en el caso de las mujeres. Ha oído de todo, ha recibido infinidad de insultos, le han puesto todo tipo de obstáculos a lo largo de toda su trayectoria deportiva. Aún así fue derribando barreras y se convirtió en la primera mujer en arbitrar la Liga Asobal y también la primera en llegar al arbitraje internacional.

Tras 27 años al máximo nivel del arbitraje Cristina Fdez. Piñeiro ha seguido vinculada al balonmano como miembro del Comité Técnico de Árbitros (CTA). A finales de 2016 recibió la llamada del presidente del CTA, Pablo Permuy que la propuso ser la máxima responsable de las árbitras españolas de balonmano. No dudó en aceptarlo, y durante tres años ha desempeñando esta función hasta que el pasado 20 de diciembre, era cesada por el presidente de la Real Federación Española de Balonmano, Francisco V. Blázquez.

En los últimos meses esta pionera del deporte español está sufriendo un calvario que denunciaba públicamente el pasado domingo 8 de marzo a través de las ondas en el programa que dirige la periodista Cristina Gallo de la RTPA, Ganamos con Ellas. Un #MeToo” en toda regla al afirmar que «Me han cesado por denunciar un comportamiento absolutamente machista de un delegado federativo».

En la mencionada entrevista Fernández Piñeiro relata así los hechos que han motivado su cese. En mayo de 2019 llegaba a su conocimiento el comportamiento incorrecto de un delegado federativo que tras un partido se dirigió a una pareja de árbitras para valorar su trabajo con frases como No penséis que estás aquí por ser buenas árbitras, estáis aquí porque sois mujeres y a alguien le ha salido del coño designaros. “A ver si os preñan pronto porque para esto no valéis”. Ante la gravedad de estos hechos Cristina afirma que “como responsable del arbitraje femenino me vi en la obligación de denunciarlo al CTA para que se pudieran tomar las medidas oportunas para sancionar a este delegado. Pero me equivoqué, lo hice telefónicamente, y no quedó constancia por escrito”.

El Comité Técnico de Árbitros informó a Cristina que este individuo había sido apartado, pero al comenzar el curso de pretemporada ASOBAL, Cristina Fdez. Piñeiro, se sorprendía al ver que volvía a estar incluido en las listas. “En ese momento manifesté mi repulsa y mi negativa a aceptar esta situación, por lo que decidí enviar por Burofax la denuncia directamente al presidente de la RFEBM, Francisco Blázquez que actuó correctamente abriendo un expediente disciplinario que concluyó con la sanción de un año de inhabilitación para el delegado federativo”. Y añade: “Actué de esta forma en base a la confianza que había depositado en mí el presidente de la RFEBM, y no quería que le llegara por otra vía que no fuera la mía. Le hubiera fallado”.

Sin embargo su cese era cuestión de tiempo, un cese que ha la indignado aún más ya que afirma sentirse “completamente desamparada, y con su honor en entredicho”. Además manifiesta “su temor por las consecuencias que puedan derivarse en el futuro como delegada federativa en la EHF”.

Pablo Permuy expone los motivos del cese

Nos hemos puesto en contacto con Pablo Permuy para conocer su versión de los hechos y las razones de este cese: «Asumo completamente mi responsabilidad en el cese de Cristina Fdez. Piñeiro. Su actuación y los cauces utilizados por ella no han sido los correctos. El cargo de responsable de arbitraje femenino es un cargo de confianza y por ese motivo se lo ofrecí. Tras todo lo que ha sucedido he perdido la confianza en ella, y este es el verdadero motivo que expuse al presidente de la RFEBM para que la cesase«.

Preguntado sobre la proporcionalidad de las sanciones Permuy ha sido tajante: «Personajes como este delegado no deben estar en el balonmano. Mientras yo esté al frente del CTA, este individuo no volverá a tener ninguna actividad. Estos hechos han sido muy graves y no podemos permitir que esto ocurra». Y ha concluido: » La RFEBM se caracteriza por el apoyo y la apuesta por las mujeres, en todos sus ámbitos. Estamos comprometidos al 100% con ellas».

Lo cierto es que conductas vejatorias y machistas de esta índole no tienen cabida en el deporte y Cristina Fdez. Piñeiro lo tiene muy claro y anima a todas aquellas mujeres que se sientan amenazadas, que lo denuncien. Solo así podemos acabar con esta lacra: “Tengo la conciencia muy tranquila y lo volvería a hacer mil veces, Nunca dejaré de defender aquello que yo creo que tengo que defender. Me podrán cortar la lengua pero siempre me quedarán las manos para seguir denunciando estos comportamientos completamente machistas”.

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar