Carta abierta de una deportista ante el 8-M: “Hoy he dicho BASTA”

Llevamos meses denunciando públicamente la situación por la que atraviesan nuestras deportistas. Esta es la carta que ha enviado hoy a nuestra redacción una de ellas ¿Nombre? Da lo mismo, intencionadamente lo dejamos en el anonimato para evitar posibles represalias de su entorno.  

LÍDERAS | 6 MARZO DE 2018

Así es como está viviendo una de nuestras deportistas de alta competición los días previos al 8-M y desde la incertidumbre, pero con una valiente determinación, lo comparte con todxs nosotrxs. ¡Ejemplar y necesaria!. ¡Gracias por dejarnos publicar esta carta!.

“Buenos días.

He llegado a vosotras buscando información sobre mujeres deportistas y su postura hacia la Huelga Feminista del 8M. Soy mujer, soy feminista radical, soy camarera, soy jugadora “pseudoprofesional” de la máxima liga a nivel nacional de uno de los deportes patrocinados por Iberdrola a través del Proyecto Universo Mujer.

Hace dos temporadas mi actual equipo me incluyó en su plantilla como jugadora fichaje. Llevo 5 años participando de este modo en esta liga, habiendo pasado antes por otros tres equipos.

En nuestro deporte es normal recurrir a este tipo de refuerzos ya que llega un momento en el que hay pocas mujeres que prosiguen con su practica y los equipos no llegan a completarse sólo con las jugadoras canteranas.
También es común que la relación se establezca mediante un contrato en negro y poco remunerado exaltando el valor de poder hacer algo que te gusta y cobrar por ello, y el hecho de vivir una experiencia en otra cuidad u otro país. Soy del Sur y me he mudado a otra Comunidad Autónoma por este motivo, coincidiendo en este viaje con compañeras que vienen desde Argentina, Italia, República Checa, Lituania, y otros.

“He sentido muchas veces la necesidad de dar a conocer la situación de nuestro deporte pero nunca me atreví a dar el paso, pero hoy he dicho BASTA”.

Normalmente el club pone a nuestra disposición una habitación en un piso con otras compañeras de equipo y nos dan un sueldo que a duras penas alcanza para cubrir las dietas. De hecho desde hace unos meses decidí buscar otro trabajo complementario que hoy en día diría que es básico. Además de ser jugadora de hockey, soy camarera.

En el club en el que milito cada una de las jugadoras fichajes y las responsables de la sección de hockey del club hemos firmado unas páginas a modo de contrato en las cuales se especifica lo que nos ofrecen (habitación y 400€, mas ropa del club que tendremos que devolver, o en caso contrario pagar). En contrapartida estas son nuestras obligaciones: pre-temporada -que supone entrenarnos por nuestra cuenta y entrenamientos con el equipo al completo, y viajes que pueden ser de una semana entera- y en temporada, entrenamientos del equipo al completo 3 horas, 4 días a la semana; entrenamientos extras de las jugadoras fichajes (las jugadoras de casa no cobran nada) que han llegado a ser de hasta 6 horas semanales; mas los partidos con sus correspondientes desplazamientos, teniendo en cuenta que hay mas de 20 partidos oficiales y que la mitad son fuera lo que supone estar viajando todo un fin de semana entero cada dos semanas en época de liga; competiciones como Copa de España y Copa de la Reina, las cuales requieren disponibilidad completa durante 4 o 5 días; más las necesidades del club como actos oficiales, entrevistas, spots y sus correspondientes derechos de imagen.

“¡Por supuesto tengo que ser parte de esa Huelga!, pero no había planificado ni caído en que ese día me iba a tocar viajar con el equipo”.

En este marco, me llevo un buen palo con la ultima noticia. El jueves 8 de Marzo viajamos para disputar la Copa de la Reina desde el 9 hasta el 11 de Marzo.

Con tanta carga de actividades en mi horario semanal no he podido asistir a las asambleas previas al 8-M y dentro de la vorágine de la rutina apabullante, mi postura sobre el 8 de Marzo estaba clara: ¡Por supuesto tengo que ser parte de esa Huelga!, pero no había planificado ni caído en que ese día me iba a tocar viajar con el equipo. Curiosamente si me hubiese tocado trabajar en el bar, no hubiese tenido ningún problema para secundar la huelga.

Asumo la irresponsabilidad por mi parte de falta de organización y eso me ha cargado la conciencia. Pensé hacer el primer paro parcial que se propone en mi ciudad y luego acudir al viaje y esa idea no termina de convencerme. Finalmente he decidido no viajar e ir sola el día siguiente en un vuelo que pagaré yo. Se lo transmito a la capitana de mi equipo, estamos en un momento delicado, hemos perdido muchos partidos y nos encontramos en la parte baja de la tabla, cosa que hace que haya un ambiente bastante cargado y me responde que le parece un lío innecesario en este momento. No se que pasará al final. No se cómo lo haré.

Voy tarde, todo esto debería haberlo planteado antes. Pero necesito compartir esta reflexión con alguien que pueda entenderme, he encontrado pocas compañeras militantes feministas dentro del deporte y me siento muy incomprendida. He sentido muchas veces la necesidad de dar a conocer la situación de nuestro deporte pero nunca me atreví a dar el paso, pero hoy he dicho BASTA. Esta situación me ha cargado de fuerzas y ahora me toca dar un paso adelante y formar parte activa en la lucha. Y bueno, empiezo por contaros esto a vosotras.

Os mando un abrazo fuerte, y ¡que viva la lucha de la mujeres!”

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar