Beneficios de la práctica físico- deportiva en la lesión medular

En el Día Internacional de la Lesión Medular el Consejo General de la Educación Física y Deportiva quiere difundir la importancia de la práctica físico-deportiva en estos pacientes sean independientes o totalmente dependientes.

DR DAVID SUÁREZ IGLESIAS | 5 SEPTIEMBRE DE 2019

Una lesión medular (LM) es cualquier evento, traumático o no, que daña la médula espinal y altera la función sensorial, motora o autonómica. El nivel neurológico de la lesión determina si ésta resulta en tetraplejía o paraplejía, pudiendo conducir a una discapacidad permanente y causar trastornos funcionales, psicológicos y socioeconómicos [1].

La pérdida de control somático y autonómico conlleva una reducción tanto de la respuesta cardiovascular el ejercicio como de la actividad física (AF), lo que empeora la condición física, la composición corporal y los perfiles metabólicos [2].

De hecho, las personas con LM se encuentran entre las que menos AF realizan en comparación a otras con diversas enfermedades crónicas [3]; si bien sabemos que se muestran más satisfechas con su vida si son físicamente activas y practican deportes [4], mejorando así el funcionamiento en la vida diaria y disminuyendo la discapacidad y el riesgo de problemas de salud secundarios como enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes mellitus u obesidad [5,6].

En este contexto, conviene facilitar la realización diaria de AF cuando esta población se reincorpora desde el centro de rehabilitación a la vida en comunidad [7]. No obstante, sus niveles de AF se ven condicionados por barreras personales (motivación, dolor, programación o recursos financieros), ambientales (disponibilidad y accesibilidad a programas, actividades y servicios especializados) y de la actividad (limitaciones en el equipo, la capacitación y las habilidades personales requeridas por las actividades seleccionadas) [8].

Los esfuerzos de la OMS por mejorar la calidad de la atención y los resultados de salud en condiciones como la LM, garantizando equipos multidisciplinares de rehabilitación [9], confluyen con el perfil de un/a educador/a físico deportivo/a. Éste/a puede ayudar a mejorar significativamente los niveles de funcionamiento en lesionados medulares.

Está capacitado/a para apreciar las relaciones entre los beneficios, los facilitadores y las barreras de la AF en estos clientes [10], pudiendo sensibilizarse con sus necesidades únicas, y satisfacerlas adaptando las estrategias que promuevan exitosamente un estilo de vida físicamente activo. Igualmente, puede desarrollar e implementar las evaluaciones fisiológicas de la condición física que determinen la composición corporal, la función cardiorrespiratoria, la fuerza y la potencia muscular a la hora de iniciar un programa de AF [12].

A este respecto, encontramos recomendaciones formales de AF para adultos con LM. Para lograr beneficios en la condición cardiorrespiratoria y la fuerza muscular, deberían realizarse al menos 20 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada a vigorosa 2 veces por semana, y 3 series de ejercicios de fuerza para cada grupo muscular principal, a una intensidad moderada a vigorosa, 2 veces por semana. Para mejorar la salud cardiometabólica, se sugieren al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada a vigorosa 3 veces por semana [11].

Entre las opciones para cumplir dichas recomendaciones, suelen encontrarse la ergometría de brazos o silla de ruedas, el entrenamiento de resistencia en circuito, el ciclismo manual, el entrenamiento en tapiz rodante, o también deportes como el baloncesto, tenis, rugby o esgrima en silla de ruedas [6]. En todo caso, hay que adaptarse a cada persona en función de la capacidad musculoesquelética resultante de las lesiones neurológicas. Por ejemplo, en personas que pueden caminar, donde la falta de habilidades en silla de ruedas limita la participación, podría apostarse por la natación, el ciclismo manual o las formas adaptadas de entrenamiento en circuito. Mientras, podría fomentarse el desarrollo de habilidades en silla de ruedas en aquellos clientes que caminan con ayudas técnicas como muletas, bastones o andadores [12].

Asimismo, en usuarios de silla de ruedas, para evitar lesiones por el uso excesivo de las extremidades superiores asociado a su empuje [13], conviene variar las típicas actividades y hacerles ejercitarse a lo largo de su vida tanto en climas cálidos y fríos como en espacios interiores y exteriores, lo que incluye opciones como el esquí alpino, la vela, el surf o el esquí náutico [14].

Es importante recordar que como educadores/as físico deportivos/as, podemos promover conceptos de diseño universal e inclusión en la AF y el deporte. Un ejemplo actual es el Centro de Referencia Estatal para la Atención a Personas con Grave Discapacidad y para la Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia de San Andrés del Rabanedo (León). Su Departamento de Deporte Adaptado, compuesto por educadores/as físico deportivos/as, ofrece un programa de AF adaptada que incluye a personas con LM, desde independientes a dependientes totales. Éstas participan en actividades con una orientación recreativa (natación, expresión corporal, gimnasias suaves, Yoga, aerobic en silla de ruedas, juegos populares, deportes alternativos, tenis de mesa, esquí alpino, esquí náutico, lanzamiento de dardos con cerbatana) o competitiva (atletismo, Boccia, orientación, slalom en silla de ruedas eléctrica). Todo ello con un triple objetivo: fortalecer la autoestima y aumentar su confianza; conservar y mejorar las capacidades físicas y mentales; y favorecer la socialización y reinserción en la comunidad [15].

Nota sobre el autor: Dr. David Suárez Iglesias, col. 59.832, miembro del Comité de educación físico deportiva en el ámbito sociosanitario del Consejo COLEF, docente e investigador en la Universidad de León.

REFERENCIAS:

  1. Singh A, Tetreault L, Kalsi-Ryan S, Nouri A, Fehlings MG. Global prevalence and incidence of traumatic spinal cord injury. Clin Epidemiol. 2014;6:309–31.
  2. Sisto SA, Evans N. Activity and fitness in spinal cord injury: Review and update. Curr Phys Med Rehabil Reports. 2014;2:147–157.
  3. van den Berg-Emons RJ, Bussmann JB, Stam HJ. Accelerometry-based activity spectrum in persons with chronic physical conditions. Arch Phys Med Rehabil. 2010;91:1856–1861.
  4. Garshick E, Mulroy S, Graves DE, Greenwald K, Horton JA, Morse LR. Active lifestyle is associated with reduced dyspnea and greater life satisfaction in spinal cord injury. Arch Phys Med Rehabil. 2016;97:1721–1727.
  5. Martin Ginis KA, Jörgensen S, Stapleton J. Exercise and sport for persons with spinal cord injury. PM&R. 2012;4:894–900.
  6. Fekete C, Rauch A. Correlates and determinants of physical activity in persons with spinal cord injury: A review using the International Classification of Functioning, Disability and Health as reference framework. Disabil Health J. 2012;5:140–150.
  7. Vissers M, van den Berg-Emons R, Sluis T, Bergen M, Stam H, Bussmann H. Barriers to and facilitators of everyday physical activity in persons with a spinal cord injury after discharge from the rehabilitation centre. J Rehabil Med. 2008;40:461–467.
  8. Hwang EJ, Groves MD, Sanchez JN, Hudson CE, Jao RG, Kroll ME. Barriers to leisure-time physical activities in individuals with spinal cord injury. Occup Ther Heal Care. 2016;30:215–230.
  9. WHO. Rehabilitation in health systems. WHO [Internet]. 2017 [citado 6 Agosto 2019]. Disponible en: http://www.who.int/disabilities/rehabilitation_health_systems/en/
  10. Williams TL, Smith B, Papathomas A. The barriers, benefits and facilitators of leisure time physical activity among people with spinal cord injury: a meta-synthesis of qualitative findings. Health Psychol Rev. 2014;8:404–425.
  11. Martin Ginis KA, van der Scheer JW, Latimer-Cheung AE, Barrow A, Bourne C, Carruthers P, Bernardi M, Ditor DS, Gaudet S, de Groot S, et al. Evidence-based scientific exercise guidelines for adults with spinal cord injury: an update and a new guideline. Spinal Cord. 2018;56:308–321.
  12. Martin Ginis KA, Papathomas A, Perrier M-J, Smith B, SHAPE-SCI Research Group. Psychosocial factors associated with physical activity in ambulatory and manual wheelchair users with spinal cord injury: a mixed-methods study. Disabil Rehabil. 2017;39:187–192.
  13. Durstine JL, Moore GE, Painter PL, American College of Sports Medicine. ACSM’s exercise management for persons with chronic diseases and disabilities. 4ª ed. (Moore GE, Durstine JL, Painter PL, editores). Champaign, IL: Human Kinetics; 2016.
  14. Kelly LE. Spinal cord disabilities. En: Winnick JP, Porretta D, editores. Adapted physical education and sport. 6ª ed. Champaign, IL: Human Kinetics; 2016. pp 311–340.
  15. IMSERSO. El Centro. CRE Discapacidad y Dependencia San Andrés del Rabanedo – León [Internet]. 2015 [citado 6 Agosto 2019]. Disponible en: http://www.crediscapacidadydependencia.es/cresanandres_01/centro/index.htm

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar