Ángela Pumariega, oro en Londres 2012: «Si tengo que mendigar para la próxima campaña olímpica, no lo hago»

Ángela Pumariega, medalla de oro en Londres 2012, acaba de ser subcampeona de España en la clase 470 de vela junto a su nueva tripulante Julia Rita. Sin embargo, está meditando su posible retirada ante la falta de apoyos, la desidia de los máximos organismos deportivos españoles, y las dificultades a las que se enfrenta cada día. 

LÍDERAS I 2 NOVIEMBRE DE 2016

Ángela Pumariega, campeona olímpica en la clase Elliott 6m. en Londres 2012

El 11 de agosto de 2012 es una fecha inolvidable para Ángela Pumariega. Aquel día se proclamaba campeona olímpica en Londres 2012, junto a Sofía Toro y Tamara Echegoyen en la modalidad de «macht race» de la clase Elliott 6m. Fue una de las tres medallas de oro logradas por el Equipo Olímpico español en estos Juegos, de la que se hicieron eco los medios de comunicación, y en la que no faltaron las fotos de rigor con los altos dirigentes deportivos y políticos. De hecho, fue galardonada con la medalla de oro de la Real Orden del Mérito Deportivo en 2013 y con el Premio Infanta Doña Cristina del Deporte en 2012 

Apenas cuatro años y tres meses después Ángela se está planteando la posibilidad de retirarse. Los motivos son de diversa índole, desde la falta de apoyos desde el Comité Olímpico Español, el Consejo Superior de Deportes y la Real Federación Española de Vela, a problemas de financiación para la próxima campaña olímpica, e incluso la incertidumbre sobre el futuro olímpico de la clase 470.

¿Qué es lo que ha pasado en estos 4 años para que una campeona olímpica se encuentre ante esta difícil decisión?.

Tras Londres 2012, la clase Elliott 6m dejó de ser olímpica, por lo que la regastista asturiana tuvo que cambiar de embarcación para aspirar a competir en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, eligiendo la clase 470. A mitad de la campaña olímpica, tras no alcanzar los objetivos marcados, le quitan la beca ADO con la que contaba para poder llegar a Río 2016 y ahí comienzan los problemas económicos que condicionan su futuro deportivo. Todo deriva en que la deportista no consigue la clasificación olímpica el pasado mes de abril. 

Decepcionada, Ángela ha estado desde entonces sin navegar en la clase 470, hasta que este mes de octubre volvía a subirse a su barco para competir en el Campeonato de España, en aguas de Villagarcía de Arosa, en lo que ha sido su debut como patrona de la embarcación en compañía de su nueva tripulante, la menorquina Julia Rita. Un nuevo reto y una experiencia positiva ya que conseguían el subcampeonato de España a pesar de haber entrenado solo tres días juntas. 

P.-Enhorabuena por el subcampeonato de España, ¿cómo habéis afrontado este Campeonato?

R.- Fueron cuatro intensos días de competición en los que realizamos en total doce pruebas. Esta era la primera regata de la nueva campaña de cara a Tokio 2020, y la planteamos como toma de contacto ya que apenas habíamos entrenado juntas. Julia Rita ya había navegado en 470 con Marina Gallego hace cinco años y el último año y medio en Nacra con el medallista olímpico Iker Martínez. En cambio yo sí que estaba un poco “oxidada” ya que desde abril, a raíz de no conseguir la clasificación para Río no había vuelto a navegar en esta categoría. Es verdad que estuve activa en alguna regata, pero tras la decepción no tenía feeling ni la cabeza para navegar.
Además ésta ha sido mi primera experiencia como patrona por lo que el objetivo era ver cómo nos sentíamos las dos y buscar sensaciones a bordo, por lo que pensar en resultados era algo que no tocaba.

P.- Sin embargo… subisteis al podio

5R.- El primer día de competición fue algo complicado, con apenas viento, pero el segundo día mejoraron las condiciones y fuimos capaces de ascender muchos puestos en la clasificación. La conclusión es que hemos visto que hacemos muchas cosas bien, pero también que la falta de compenetración nos ha hecho perder opciones. A pesar de ello hemos logrado el subcampeonato que para mí ha supuesto una gran sorpresa, así que estoy muy contenta y con sensaciones muy buenas. Obviamente queda mucho trabajo, pero la toma de contacto ha sido mejor de lo que pensábamos.

P.- Tras esta inyección de moral, ¿ves más claro el futuro ahora?

R.- Si, pero tengo muchas incertidumbres debido a las circunstancias que me rodean. Pensar ahora en los próximos 4 años es mucho, Tokio queda muy lejos. Pero sobre todo porque me pregunto si realmente compensa o no hacer una nueva campaña en estas condiciones, casi sin apoyos, teniendo que sobrevivir a todo para poder llegar o no, a los próximos Juegos Olímpicos. Tengo algo muy claro y es que si tengo que mendigar para conseguir dinero para la próxima campaña olímpica, no la hago.

P.- ¿Mendigar? ¿Cómo es posible que una medallista olímpica no reciba ayudas ni becas de los organismos responsables del deporte español?

R.- En el anterior ciclo me quitaron la beca ADO a mitad de la campaña, y era algo con lo que no contábamos así que tuvimos que vender pulseras, buscar un patrocinador…. En definitiva, realizas un gran esfuerzo para buscar financiación que no sé si merece la pena con 31 años. Quizás sea el momento de dedicarme a otras actividades profesionales, al coaching o ayudar en la empresa familiar. A mí me gusta navegar pero no sé a qué precio. Estoy tratando de buscar ese equilibrio.

P.- ¿Es la vela un deporte que necesita mucha inversión?

R.- La mayoría del presupuesto se va en material que debe estar siempre en óptimas condiciones para poder competir con garantías, y en viajes, así que sin dinero es imposible. Cuando nuestra Federación iba bien, en función de los resultados que conseguías, aparte de la beca, te daban dinero para material e incluso te compraba el barco. Eso era en época de bonanza, pero ahora su pésima situación económica le impide seguir ayudando a sus deportistas. De hecho debería haber elecciones ahora, pero lo han retrasado hasta marzo así que seguimos sin saber absolutamente nada. Ante esta situación toda la inversión recae en el patrocinador.

3

P.- ¿Qué papel desempeña la Federación en estos momentos?

R.- Nosotras hemos sido el patito feo en esta última campaña. El primer Mundial que hicimos Marina y yo nos clasificamos en el grupo plata, es decir en la segunda mitad de la flota, y ahí es donde hicieron el corte a pesar de que Marina fue primera y yo cuarta. Como no alcanzamos el objetivo dejamos de entrar en los presupuestos y pasamos de ser equipo olímpico a la partida de «Mujer y Deporte» dotado con 10.000 euros anuales para todo el 470 femenino. Este presupuesto no nos daba ni para pagar el salario del entrenador así que no lo teníamos. Lo único que nos aportaba la Federación era la asistencia a alguna concentración puntual que no valía para mucho.

P.- Ante esta grave situación, ¿cómo conseguís resolver el resto de la campaña?

R.- Cada una de nosotras tuvo que gestionarse sus propios medios, su entrenador, su propio barco y su propia logística. Al final no suponíamos ningún coste para la Federación, o muy poco, pero a nosotras los gastos se multiplicaron por 5 ó 6. Lo que está claro es que si no tienes un patrocinador no puedes asumir esos costes y tienes que dejar de navegar. Por lo que la pregunta a día de hoy es ¿tendré el dinero suficiente para poder acometer esta nueva campaña de Tokio?. 

«Como no alcanzamos el objetivo dejamos de entrar en los presupuestos de la Federación, pasando de ser equipo olímpico al presupuesto de «Mujer y Deporte» dotado con 10.000 euros anuales para todo el 470 femenino».

P.- ¿Qué más apoyos recibes?

R.- Afortunadamente la temporada pasada pudimos cubrir el 100% del presupuesto. El principal apoyo me lo proporciona mi patrocinador Comunicalia, y luego hay otros patrocinadores más pequeños además de algunos colaboradores. Cuando decida qué es lo que voy a hacer, nos tendremos que poner a valorar la situación y ver hasta dónde pueden llegar.

P.- Tras Londres desapareció la modalidad en la que fuisteis campeonas olímpicas, Elliot 6m, ¿qué novedades se esperan para los próximos Juegos deTokio 2020?.

R.- Esta es otra de las incertidumbres. En principio la Wolrd Sailing había asegurado que hasta Tokio no iba a haber cambios en las categorías, pero ahora han anunciado la posibilidad de que sí los haya y no sabremos nada hasta el próximo mes de febrero que es cuando van a tomar la decisión. Existen rumores de que precisamente a la clase 470 la puedan hacer mixta o incluso de que llegue a desaparecer. Ahora están en esa fase de politiqueo viendo qué clases interesan más o favorecen más intereses.

anbgela-pumeriega

P.- Que criterios tuvo la Federación Internacional de Vela para eliminar la clase Elliot?

Avisaron que si no era rentable en televisión lo eliminarían y la realidad es que fue lo más visto de la competición olímpica de vela en Londres así que no entendimos la decisión. Al final son decisiones de índole política y económica, y de cara a la opinión pública lo venden como que no es atractivo para la televisión, que deben ser regatas más cortas, o regatas más activas o más radicales. Al final los deportistas no contamos para nada, somos unos peleles, el último mono.

P.- ¿Cómo es técnicamente la clase 470? ¿Qué dificultades tiene?

R.- La primera barrera con la que me encuentro es mi falta de experiencia como patrona. El 80% de mi vida deportiva he sido tripulante y ahora he pasado a ser patrona por razones físicas ya que cumplo las condiciones que requiere. Técnicamente los barcos de la clase 470 son barcos muy rápidos y todo sucede a gran velocidad por lo que las maniobras se pagan muy caras. De hecho si cometes un fallo son muchos los barcos que te pasan ya que la flota navega siempre muy pegada. Se trata de una modalidad que lleva mucho tiempo por lo que el nivel internacional es muy alto. Además ahora se ha vuelto más física debido a que han incluido el remo libre a partir de 10 nudos por lo que si antes solo se podía remar una vez cada hora, ahora se puede remar todo lo que se quiera. Son regatas muy tácticas también por lo que hay que estar muy pendiente de las distintas maniobras.

«Al final los deportistas no contamos para nada, somos unos peleles, el último mono.»

P.- ¿Cómo afrontas entonces tu futuro?

R.- Ahora mismo no sé muy bien que voy a hacer en el futuro pues son muchas las incertidumbres que me rodean: no hay Federación, no hay equipo, no hay dinero, no sé si seguirá siendo olímpica mi categoría…lo que sí sé es que si no estoy motivada al cien por cien no voy a ir a ningún lado.
Dejar de navegar también me da un poco de miedo, es un cambio tan grande después de haber estado dedicada tantos años que me costaría mucho tomar esa decisión.

R.- ¿Te has planteado salir de España en busca de condiciones más favorables?

R.- De momento no me lo he planteado. Pero es cierto que existen oportunidades interesantes de trabajo como entrenadora sobre todo en Asia y en determinados países árabes. Los medallistas olímpicos estamos muy bien valorados en esos países, pero de momento voy a tratar de exprimir todas las posibilidades aquí en España como deportista. Tengo muy claro que no quiero perder el tiempo.
Esta experiencia en el Campeonato de España con Julia me ha dejado buen sabor de boca, me encanta navegar y si tengo mis posibilidades al 100% lo seguiré haciendo. 

Un comentario en “Ángela Pumariega, oro en Londres 2012: «Si tengo que mendigar para la próxima campaña olímpica, no lo hago»

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar