El reparto de la explotación de contenidos audiovisuales en el fútbol: ¿cómo llega al fútbol y fútbol sala femenino y a los deportistas de alto nivel?, por Mª José López

Está a consulta pública el PROYECTO DE REAL DECRETO de desarrollo del REAL DECRETO-LEY 5/2015, DE 30 DE ABRIL, en relación a la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales en el fútbol profesional.

Mª JOSÉ LÓPEZ| 13 JUNIO DE 2017

La abogada María José LópezDe ese Real Decreto se dijo que iba a vislumbrar toda una proyección económica para el fútbol aficionado, fútbol sala y fútbol femenino, y deportistas de alto nivel.

Haciendo decaer ese derecho de comercialización en la Liga y la Federación, a través de un sistema de reparto, además de contemplar un Fondo de Compensación para las políticas de promoción de la competición profesional y del fútbol aficionado y para las políticas del Consejo Superior de Deportes en apoyo de la Primera División del Fútbol Femenino, la Segunda División B del Campeonato Nacional masculino y las asociaciones de futbolistas, árbitros, entrenadores y preparadores físicos.

Descartado queda el fútbol sala femenino, que no se comprende por qué esa discriminación, integrantes de la misma familia del fútbol, aunque por el 1 por ciento sean receptoras, vías federaciones autonómicas.

En su artículo segundo, en relación a las contribuciones de los clubes de fútbol profesional, se sistematiza ese nivel de contribución, estableciendo entre otros: la protección social de los deportistas de alto nivel, así como la promoción de la participación de deportistas españoles en competiciones internacionales, la protección social de los deportistas en el ámbito del fútbol aficionado, así como la promoción del asociacionismo en la modalidad deportiva de fútbol.

Pues bien, a partir de ahí, se establece un sistema, que será, imaginamos tal como está el texto, establecido por una Orden del propio Consejo Superior de Deportes, en la que se indicará de los deportistas de alto nivel que estén dados de alta de la seguridad, que son mínimos, tanto autónomos como asalariados. Los primeros regulado, por la Ley de Autónomos de 2007, y los segundos por el Real Decreto 1006, que ahí, eso sí, seguro que es testimonial, porque lo que corresponde al fútbol sala masculino, femenino y fútbol femenino el mapeo nos señala unas relaciones contractuales mínimas, no más de un cinco por ciento del total, en el caso de las chicas.

Lo que este Real Decreto no hace es promover, desde la inversión económica, cambio de paradigma del sistema de contratación, como elementos de ponderación y de toma de decisiones. Y en este caso, se volverá a usar el concepto del fútbol femenino, pero sin que hayamos avanzado nada, o muy poco. Por entender que aquellos clubes, SAD, que sí tienen contratos de jugadoras de fútbol, serán excluidos, según este Real Decreto de estas ayudas.

De hecho, se sigue lanzando un voluntarismo, sin eficacia alguna, en cuanto a esa financiación, y así en el artículo sexto, cuando se habla de destinar el dinero a las Federaciones, el fútbol femenino, queda como siempre al albur, de una propuesta nada concreta, y que tiene más que ver con acciones de marketing, que con la inversión real al deporte femenino, y todo se acaba con la frase tan lapidaria y manida de: b) promover el desarrollo e implantación del fútbol femenino.

En relación a las cuotas de la seguridad social, ya hemos comentado anteriormente, que no se arbitra un mecanismo previo de mapeo de efectos directos a los destinatarios. Siendo conscientes del mínimo porcentaje de deportistas de alto nivel con convenios con seguridad social, y asalariados. Por lo que se debería aprovechar para incidir en mecanismos de actuación en esta dirección.

El artículo doce habla expresamente con epígrafe sobre el fútbol femenino y el aficionado, metiendo en el mismo artículo dos realidades distintas, pues el primero, en máxima categoría debiera ser profesional, a pesar de la inexistencia de la Liga profesional, comparando con categorías amateur de inicio. Y todo ello lo solventa con una convocatoria de subvenciones anuales, más enmarcada en una especie de languidez de tutelaje, que en el verdadero sentido de direccionar políticas activas de ayudas al empleo.

Una vez más el concepto de tutelaje, prologa el desarrollo del fútbol femenino. Insistiendo siempre en ese desequilibrio de la desigualdad entre deportistas chicos y chicas.

Siguiendo la literalidad del texto, nos encontramos con el artículo trece de ayudas a la promoción del movimiento asociativo, y ahí ya se olvida de las asociaciones de jugadoras, en este caso, de fútbol sala y sólo se destina a las consolidadas de los chicos.

Una vez más, se sigue incidiendo en derechos adquiridos, más del pasado, que en el verdadero apoyo al movimiento asociativo de deportistas mujeres. Ya que si se mantiene la literalidad de este texto no caben ninguna de las asociaciones representativas del fútbol femenino, caso del fútbol sala.

María José López González
Abogada

Post source : IUSPORT

Related posts