Photo Credit To Cristina Gallo

Cristina Gallo: “Necesitamos programas que nos cuenten quiénes son nuestras deportistas”

Conocer quién y qué hay detrás de cada mujer que practica deporte en Asturias es el “leit motiv” de “Ganamos con ellas”, el espacio radiofónico creado y dirigido por la periodista Cristina Gallo que se emite en la RPA, y que este domingo alcanza su programa número 100.

PALOMA ZANCAJO | 22 SEPTIEMBRE DE 2017

“Mitos, mujeres, galgos y ciudades Musas, pintores, gatos y novelas Reinas, banqueras, hadas y estudiantes…”

Este año se han cumplido 35 años del “Eterno femenino”, aquel tema de La Mode que llegó a ser Nº 1 en plena “movida” madrileña. Era 1982, el mismo año que nacía la emisora Antena 3 que se adentraba en la noche española con un programa deportivo dirigido por José María García, el famoso “Supergarcía”, que le hizo líder indiscutible de la radio deportiva en España durante 10 años. Fue el caldo de cultivo perfecto para una jovencísima Cristina Gallo, que llegaría un par de años después convirtiéndose en la primera y única mujer del equipo en aquellos tiempos..  

Tras una larga trayectoria en las emisoras de radio más importantes de España, Cristina Gallo decidió emprender un nuevo proyecto, esta vez orientado al deporte femenino, un proyecto personal que le permitiese narrar el día a día de las mujeres que practican deporte y la historia “invisible” de cada una de ellas y fue así, cuando en mayo de 2015, nació “Ganamos con ellas”, el programa de la Radio del Principado de Asturias (RPA) de nuestra protagonista.

Desde entonces han pasado 2 años y 4 meses, y este próximo domingo “Ganamos con ellas” alcanza su programa número 100. Cien programas en los que alrededor de 500 mujeres han contado todo tipo de historias, pero lo más importante han contado “su historia” trasladandola a miles de oyentes, no solo de Asturias, sino de todo el territorio nacional gracias a internet.

“Necesitamos programas que nos cuenten quiénes son nuestras deportistas qué hacen y cómo es su día a día. Solo de esta manera tendrán la visibilidad que necesitan para que lleguen los patrocinios y los contratos”.

Cristina Gallo recuerda haber vivido aquel primer programa emitido el 3 de mayo de 2015 con mucha ilusión. Desde entonces contó con la colaboración de la ex atleta asturiana Ana Amelia Menéndez para que llevase la sección “Activas” donde se habla de aspectos relacionados con la salud y desde donde se anima a todas las mujeres a que se inicien en la actividad física, y como entrevista principal contó con la alpinista Rosa Fernández, primera asturiana en ascender el Everest y primera y única mujer española que ha ascendido las 7 cumbres más altas de los 5 continentes. La periodista asturiana lo cuenta así: “ Rosa Fernández encarnaba muy bien lo que son las mujeres en el deporte en Asturias. Además de haber escalado varios ochomiles, tenía una gran historia detrás ya que tras superar un cáncer de mama, preparaba un nuevo reto, subir al K-2 y también narramos cómo a partir de su enfermedad había creado un club para atraer “una a una” a mujeres al deporte, concretamente al mundo de la bicicleta, y un poco a la montaña”.

“Este primer programa fue toda una declaración de principios en el que se trató de poner los cimientos de lo que iba a ser, de conocer más de las mujeres en el deporte”,  subraya la periodista.

Cristina Gallo con su equipo de colaboradoras: Ana Amelia Menéndez y Sharon Calderón

Cristina Gallo con su equipo de colaboradoras: Ana Amelia Menéndez y Sharon Calderón

Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea de Madrid, Cristina Gallo ha trabajado en Antena 3 Radio, Cope y Onda Cero, como redactora jefe y subdirectora de Contenidos del programa “Supergarcía”. La periodista se muestra agradecida: “Tuve la suerte de aprender con los mejores. Cuando llegué a la redacción de la ya inexistente Antena 3, me topé con José Mª García, que en aquel momento era el número 1 de la información deportiva, y con todo su equipo en el que estaban periodistas de la talla de Ernesto López-Feito, Gaspar Roseti, Andrés Montes, Javier Ares, Siro López…entre otros. Cuando llegué con 20 o 21 años, era la única mujer en esa redacción, y con ellos aprendí a hacer radio”.

“Tuve la suerte de aprender con los mejores…cuando llegué con 20 o 21 años, era la única mujer en la redacción, y con ellos aprendí a hacer radio”

El hecho de ser la única mujer, no fue un obstáculo para que fuera creciendo y escaló hasta el cargo de subdirectora de contenidos, el peldaño inmediatamente inferior al gran José Mª García, teniendo a su cargo a toda la redacción y a los más de cien corresponsales en las distintas emisoras territoriales de la cadena. El fútbol copaba el 90% de la información pero Gallo afirma que tras el fútbol había mucho más “Es cierto que era fútbol, pero había una gran parte de investigación con la que aprendí a conocer todas esas historias que siguen hoy en día como corruptelas en las federaciones, impagos de becas a deportistas, o situaciones que había que denunciar. En definitiva, mil historias que se han ido contando y que yo aprendí en esa redacción”.

Toda esta experiencia fue la que llevó a Cristina a idear y crear “Ganamos con ellas”: “Era un proyecto que yo quería llevar a cabo. Lo propuse en varios sitios y tuve la suerte de que a RPA les gustase el programa, entendieron que tenía hueco en su programación y que había que darle más visibilidad a las mujeres en el deporte y finalmente me compraron el proyecto. Tengo que agradecer la sensibilidad que tuvieron los directivos de la cadena con el programa “Ganamos con ellas” y seguir manteniéndolo en el tiempo”.

“La actual Ley del Deporte no deja a las mujeres ser profesionales de su deporte, y esta es una de las principales causas del abandono ya que las mujeres no vemos futuro en él.”.

Y no se equivocaron porque actualmente el programa de Gallo es el segundo más seguido de la cadena asturiana a través de su página web y los podcast:: ”Es muy importante para mí porque hay personas que no están en Asturias y pueden seguir el programa en directo a través de la web o por podcast y esto me llena de orgullo porque veo que realmente hay demanda y que el programa tiene un espacio y un público”.

La periodista destaca el tratamiento que dan los medios de comunicación asturianos al deporte femenino: “Siempre han tratado bastante bien a las mujeres deportistas. Quizás no como nos gustaría a nosotras, pero si es cierto que siempre ha habido ese hueco y que están bastante reconocidas a nivel local. Hay otras comunidades como País Vasco que están un paso más por delante de las demás en lo que es el tratamiento de la información de las mujeres en el deporte”.

De entre las más de 500 historias de mujeres deportistas que han sido narradas desde su programa, Cristina Gallo destaca la de Luisa Álvarez, una de las pioneras del balonmano en España que a sus 92 años contaba a los oyentes todas las anécdotas de aquella época y cómo lo vivieron en su pueblo de Pola de Laviana. Gallo lo recuerda así: “Tuve que ir a su casa porque ya no podía moverse y Luisa nos contó cómo vivían, entrenaban, jugaban, en aquel campo de fútbol del Titánico donde iba a animarlas todo el pueblo, y como hicieron sus primeros viajes, en definitiva cómo lo vivieron y qué significó para ellas el deporte en plena postguerra”.

Cristina Gallo y su pasión por la bicicleta

También recuerda la historia de Beatriz Tenreiro: “una triatleta que tiene una enfermedad muy dolorosa como la espondilitis anquilosante que ella palía mediante el entrenamiento y la actividad física”. O la de Lorena Menéndez Fombona, que gracias al ciclismo controla su diabetes: “Ha hecho varias veces el Sahara, el Atlas y este año ha hecho la Titan Desert. Hay muchísimas historias que descubren a mujeres muy poderosas que creo merecen tener el espacio que les damos”.

La invisibilidad de las mujeres deportistas en los medios de comunicación sigue siendo uno de los principales obstáculos a los que se enfrenta el deporte femenino a pesar de los éxitos obtenidos en los últimos tiempos.  La periodista es consciente de esta realidad que también afecta al mundo de la radio: “Debería haber espacios fijos en las principales emisoras en franjas de máxima audiencia. Actualmente solo se están dando titulares, el nombre de la deportista, resultados, pero no se profundiza en ellas.  Solo las deportistas más mediáticas son las que entran en los programas a nivel nacional, pero al resto es muy difícil que les hagan un hueco. Necesitamos programas que cuenten quiénes son nuestras deportistas qué hacen y cómo es su día a día. Solo de esta manera tendrán la visibilidad que necesitan para que lleguen los patrocinios y los contratos”.

La realidad es que en el escenario mediático actual son pocas las referentes femeninas que tienen cabida en los diferentes espacios: Mireia Belmonte, Garbiñe Muguruza, Ruth Beitia, Carolina Marín, pero más allá de ellas nos encontramos con un escenario que Gallo describe así: “la mayoría de las deportistas son la primeras que tienen respeto o miedo a los medios de comunicación. Les cuesta salir porque le restan importancia a lo que hacen. Ellas juegan y compiten porque les gusta, pero no están acostumbradas a dar la cara en primera persona y prefieren que sean otros quienes hablen por ellas.  Hay otras muchas que no, que están acostumbradas y vienen encantadas, pero si, he visto esa falta de autoestima, quizás por una falta de formación, para saber venderse, y decir públicamente que lo que “hago es importante”. 

Cristina Gallo junto a Tania Lamarca con un ejemplar del libro "Lágrimas por una medalla"

Fruto de su interés por conocer la historia de las deportistas en profundidad y darles visibilidad, en 2008 Cristina Gallo escribe el libro “Lágrimas por una medalla” en el que narra la experiencia de la gimnasta Tania Lamarca durante su etapa en el conjunto nacional y tras su retirada del tapiz: “El libro fue una sorpresa para mí porque ya conocía a Tania de su época previa a los Juegos de Atlanta porque iba habitualmente a verlas entrenar en el Gimnasio Moscardó de Madrid. Después llegó el triunfo de Atlanta y los problemas con la federación que se negaba a pagarles por la medalla de oro que habían ganado. Fue una pelea que tuvimos en la radio y conseguimos finalmente que se lo dieran. Luego Tania se retiró y se fue a trabajar como monitora de snowboard a una estación de esquí, y fue allí donde la animaron a contar su historia”.

Tania Lamarca llamó a Cristina que se comprometió a escribirlo con la condición de que la ex gimnasta le contase “todo” ya que para la deportista “era importante transmitir la experiencia de aquella niña de 14 años que llega a Madrid para incorporarse al equipo olímpico, u que fuera ella en primera persona la que le hablase al lector para transmitirle cómo vivía y sentía una adolescente como ella que deja a su familia y amigos, deja todo para irse a vivir en una concentración con chicas de su edad y con una seleccionadora de tal manera que solo ve gimnasia a su alrededor durante todo el día, hasta llegar a ese oro en Atlanta”.

cuenta cómo fueron desgranando el diario que Tania había escrito en aquella época, como todas sus compañeras solían hacer:  “A través de ese diario pudimos desgranar esas vivencias y esos sentimientos y yo quería que el público pudiese sentir lo que siente una deportista que lo deja todo para conseguir ese sueño de llegar a lo más alto del podio. Cuesta lo mismo, el mismo esfuerzo ganar el oro, como quedar cuarta. Creo que es una historia que no se cuenta habitualmente y que el lector más allá de quedarse con el éxito o el fracaso debe conocer que hay una historia detrás de sacrificios y renuncias”.

La lucha activa por los derechos de las deportistas es otra de las facetas de esta mujer, recientemente nombrada vicepresidenta de la Asociación de Mujeres para el Deporte Profesional (AMDP), plataforma que reúne no solo a deportistas sino también a mujeres profesionales relacionadas con el deporte como psicólogas, periodistas, abogadas, entrenadoras, directivas, y un largo etcétera cuyo objetivo es apoyar a todos estos colectivos y luchar por la igualdad en todos los ámbitos: “Esta asociación debería haber existido desde hace ya muchos años. Bienvenida sea llegue cuando llegue si se sientan las bases y se empieza a trabajar que es lo que se está haciendo”.

“Cuesta el mismo esfuerzo ganar el oro, que quedar cuarta…  más allá de quedarnos con el éxito o el fracaso tenemos que conocer que hay una historia detrás de sacrificios y renuncias”.

En la agenda de la AMDP existen 12 prioridades entre las que se encuentra la de promover acciones para modificar la actual Ley del Deporte que según la periodista “no deja a las mujeres ser profesionales de su deporte, y esta es una de las principales causas del abandono ya que las mujeres no vemos futuro en el deporte. Las mujeres no ganamos dinero porque no tenemos contratos profesionales, pero es que luego como entrenadoras no llegamos tampoco porque no ocupamos los banquillos, ni llegamos a otros puestos de responsabilidad. Así que cuando tenemos que decidir entre deporte o estudios, desaparecemos y luego cuando ya hemos acabado. alrededor de los 30 años volvemos a la actividad física pero no a la competición que es muy distinto”.

Sobre el reparto de recursos, Cristina Gallo puntualiza: “Es muy importante que se cambie esta Ley para que haya un 50-50 en todos los recursos, que no sea que las mujeres tengamos que pedir permiso para poder entrenar, jugar y llegar a cumplir nuestros objetivos.

Gracias al reparto igualitario de los recursos como es el caso de Estados Unidos, se ha logrado multiplicar en ese país por cuatro las mujeres que acceden al deporte”, concluye.

 

 

Related posts

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando acepta nuestra Política de Cookies. Más información

Las opciones de cookies en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar