Photo Credit To CSD

Chus Lago: “Somos la segunda expedición en el mundo, la primera de mujeres que atraviesa el casquete polar de Barnes”

La helada superficie del casquete polar de Barnes ha sentido por primera vez las pisadas de unas mujeres. Estas remotas tierras situadas en la Isla de Baffin en Canadá solo habían sido recorridas por otras dos personas antes de que Chus Lago, Verónica Romero y Rocío García se lanzasen a lo desconocido para concienciar sobre el cambio climático.

CRISTINA GALLO I 8 MAYO DE 2017

Las tres se embarcaron en una expedición que iba a marcar un hito, ser la primera formada íntegramente por mujeres que recorría uno de los lugares más inhóspitos del planeta, donde la brújula es tu mejor compañera, el hielo infinito abrasa la vista y la realidad se desenfoca.

Chus Lago, Verónica Romero y Rocío García

Chus Lago, Verónica Romero y Rocío García

“Un lugar que se llama la tierra que nunca se derrite, ha empezado a derretirse y esto es un boomerang que viene de vuelta”.

Chus Lago capitaneaba esta expedición de aventureras para las que ir “donde no hay nada” era un aliciente mayor. La alpinista gallega nos explica que “el casquete polar está en el corazón de la Isla de Baffin donde no va absolutamente nadie, ni los propios habitantes de la zona. Está muy alejado de todo posible rescate. No hay animales. No hay vegetación. Totalmente inhóspito”.

Lago tiene una larga trayectoria como alpinista y aventurera, coronó el Everest sin oxígeno, fue la primera española en alcanzar el Polo Sur en una expedición en solitario a través de la Antártida…, pero en esta ocasión quería compartir lo que se vive en una expedición como esta. “Me hacía mucha ilusión. He hecho expediciones sola, con chicos y me apetecía un equipo de mujeres. Resultó tan maravilloso que vamos a repetir. Lo que más destacaría de esta expedición es lo bien que hemos funcionado y nos hemos entendido en poco tiempo”.

Las tres protagonistas en el aeropuerto antes de iniciar su gran "aventura"

Las tres protagonistas en el aeropuerto antes de iniciar su gran “aventura”

La idea de rodearse de mujeres era un requisito que se había marcado, pero el objetivo era comprometerse con el cuidado de la tierra. “Llevo cuatro décadas haciendo montaña y he visto la regresión de los glaciares, cómo se han perdido algunos, cómo han desaparecido cascadas de hielo. Comprobamos mapas de una década a otra y ves cómo ya no tienen nada que ver. Hablamos con la gente local de Groenlandia, con la de Baffin, del Himalaya, de Perú…. Nosotras como alpinistas también tenemos algo que decir, o deberíamos hacer algo más por un medio que es tan inherente a nosotras, como la cancha de tenis a un tenista”.

Lago ideó hace tiempo un proyecto para concienciar a la sociedad sobre el cambio climático, “Compromiso con la tierra”. Se marcó como meta recorrer mil kilómetros sobre el hielo para contar con su propia voz cómo la huella del ser humano está presente en lugares que nunca han sido habitados. “Somos la segunda expedición en el mundo, la primera de mujeres que atraviesa el casquete polar de Barnes. Todavía el ser humano casi no ha puesto los pies en el corazón de esa isla y, sin embargo, nuestra sombra medioambiental está. Hemos dejado huella. Ya hay contaminación en el agua, en los peces, metida ya en la cadena atrófica y que llega a estas poblaciones. Nuestra sombra sí que es muy alargada”.

Chus Lago en su tienda

Chus Lago en su tienda de campaña

Las razones de su expedición estaban claras pero a los ojos de muchas personas todavía resulta sorprendente, incluso incómodo ver que a las mujeres les gusta la aventura, que afrontan retos. Chus Lago reconoce que para ella la aventura, la montaña ha estado en su vida desde que era niña, de forma natural, “pero te duele cuando lees la historia polar. En la historia de la exploración las mujeres no aparecen, cuando mujeres ha habido ¡y muchas! Cierto que los grandes polos han sido retos masculinos, pero porque no teníamos acceso las mujeres. Somos las grandes desconocidas. Hay otra historia que no se ha contado y empieza a contarse ahora. A mí me habría gustado saberlo de niña, tener algún referente, no sentirme tan diferente. No hago una cosa tan rara. Para mi es natural. Hay que empezar a cambiar referentes, pero en todo. Cambiarlos o, por lo menos, igualarlos porque los hay en literatura, en exploración, alpinismo… en todos los deportes, en investigación. ¡Hay que sacarlas!”.

“En la historia de la exploración las mujeres no aparecen, cuando mujeres ha habido ¡y muchas!!”

Documental Sola ante el hielo

Documental “Sola ante el hielo”

Chus Lago es un claro ejemplo de esta invisibilidad, no es un personaje conocido y reconocido en nuestro país pese a llevar muchas décadas marcando hitos en el alpinismo y en desafíos como el que completó en solitario cruzando la Antártida. “Sola ante el hielo” fue el título de esta expedición y del documental que este mismo año ha estado en las nominaciones de los Premios Goya y que ella recuerda como una experiencia sensorial. “Durante la expedición lo fui grabando yo sola, malamente porque tenía que atender a más cosas. Hice lo que pude… bastante fue que atravesé la Antártida. Fue una experiencia muy al límite. Dos meses completamente sola, un paisaje bestial porque no cambiaba nada en el horizonte durante semanas y eso es muy duro. Te envuelve una niebla que no ves ni a un palmo de tu cara. Parece irreal, tu espacio sensorial cambia, no hay sonidos, no hay visión, no hay nada, como si fueras sordomuda. Una experiencia que te conecta con muchas cosas, llegar a saber lo que siente este tipo de personas, o alguien encarcelado. Ha sido muy dura la Antártida, hay que ir a estas expediciones con los deberes bien hechos, muy tranquila y con un poco de vida interior porque se te pueden desatar los demonios”.

La realidad es que hazañas como esta no han trascendido al gran público cuando muy a menudo leemos, escuchamos o vemos retos de menor relevancia que son transmitidos a la sociedad, aunque pocas veces llevan nombre de mujer. El espíritu de aventura está en muchas pero nuestra protagonista cree que el principal obstáculo para seguir esa llamada de la naturaleza es el entorno que nos rodea. “Igual que de niña lo ves como natural, cuando te haces adulta la sociedad, tu entorno te está mandando mensajes o te dice claramente que tienes que hacer esta vida, que tienes que hacer esto, ¿por qué dejas a tu marido y te vas?, ¿por qué no tienes niños?… Hay un entorno muy opresor, no es fácil, tienes que renunciar mucho más.”

“Para mí ha sido una experiencia bellísima porque lo he hecho con mujeres y hemos roto muchísimos estereotipos, esas cosas de “es que entre mujeres…”

A este respecto, Lago destaca la situación de sus compañeras. “Rocío y Verónica son mujeres con niños y con profesiones. Hacer hueco en tu día a día es complicado. Yo no tengo hijos pero tengo una agenda muy apretada y cuando tienes cierta edad hacer hueco en tu vida es… o lo rajas con un cuchillo y lo metes a cañón o no hay forma de meterlo. Tiene doble mérito. No somos mujeres de veinte años con tiempo.”

trineos

El esfuerzo personal ha sido muy importante para estas tres mujeres que han dejado su habitual vida para marcar un hito, “pones más encima de la mesa, pero lo que recibes es bastante inmaterial, es la experiencia y la satisfacción de haberlo hecho. Para mí ha sido una experiencia bellísima porque lo he hecho con mujeres y hemos roto muchísimos estereotipos, esas cosas de “es que entre mujeres…”. No, perdona, yo trabajo con mujeres, hago entrenamientos con mujeres, somos muy comprometidas, muy puntuales, compañeras, muy disciplinadas, muchísimo, por eso destaco que no he tenido una expedición más en paz que esta”.

Hablando de entrenamientos llama la atención que unas gallegas hayan podido preparar una expedición al hielo en Vigo. “Aquí estás a veinte grados sobre cero y el frío te queda como muy a desmano. Cuando llegas allí es cuando te das el tortazo que ya no tiene remedio. Un poco es la mala memoria de las situaciones vividas. Las expedicionarias nórdicas son gente del hielo, que vive cerca del Círculo Polar, Suecia, Finlandia… es su medio. Nosotras aquí abajo entrenamos esquiando por carretera con unos patines que simulan un esquí, así que la imaginación ha sido un elemento crucial en esta expedición y funciona. Funciona sobre todo que le pongas entrenamiento, compromiso, mucha imaginación y todo ayuda a que sea más bonito incluso.”

“Las expedicionarias nórdicas son gente del hielo, que vive cerca del Círculo Polar, Suecia, Finlandia… es su medio”

La imaginación en este caso no superaba a los paisajes que realmente pudieron ver, cosas que difícilmente podríamos creer y que Chus Lago describe como un espectáculo. “He estado en muchos lugares de estas características, Círculo Polar, Antártico, Ártico, pero Baffin ha sido alucinante. Vas por fiordos de color azulado, en medio de montañas que son paredones de seiscientos metros que no sabes de dónde han podido salir porque aparecen sin más, que no tienen relieve y parece que han sido lijados porque son planos. Luego el Cap de Barnes que es como una barra de pan, amable y bestial, pero que tiene cortados de cuarenta, sesenta metros de puro hielo azul, que es el más antiguo. Es un contraste de colores blancos de todas las gamas, de azules y verdes, hielos transparentes…”

Barnes1

Chus Lago no quiere cerrar la conversación sin puntualizar, una vez más, cuál es el objetivo último de su hazaña, “lo que realmente nos gustaría que se recordase es que en este lugar tan inaccesible, en el que cinco personas hemos puesto los pies, la sombra humana de la contaminación ha llegado y que un lugar que se llama la tierra que nunca se derrite, ha empezado a derretirse y esto es un boomerang que viene de vuelta”.

Un mensaje que repetirán el próximo año porque el reto de estas aventureras no termina aquí. Pretenden completar lo que han llamado “Mil kilómetros de hielo” y en 2018 irán a Groenlandia para realizar otra travesía en la que, seguramente, comprobarán que la huella humana de la contaminación es mucho más profunda y se hace necesario un compromiso con la tierra como el que estas tres mujeres están demostrando. Como Chus Lago dice “Las expediciones no son solo un lugar al que ir. Son sobre todo la profundidad hacia la que uno es capaz de descender con sus propias emociones”.

Puedes escuchar la entrevista completa en RTPA A la carta
Para más información sobre la expedición (https://chuslagocomblog.wordpress.com)

Post source : Ganamos con ellas

Related posts

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando acepta nuestra Política de Cookies. Más información

Las opciones de cookies en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar